¿A qué tratamientos de fertilidad se puede recurrir a partir de los 40 años?

Nos centraremos en España, donde varias celebrities con sus historias personales de maternidad tardía hacen que muchas mujeres se hagan esta pregunta.

El Dr. Jan Tesarik y la Dra. Carmen Mendoza, especialistas en tratar la infertilidad femenina producida por edad tardía
El Dr. Jan Tesarik y la Dra. Carmen Mendoza, especialistas en tratar la infertilidad femenina producida por edad tardía FOTO: Clínica MARGen

Uno de los temas más mediáticos de las noticias de los últimos años de la prensa rosa tiene que ver, sorprendentemente, con la medicina reproductiva: celebrities que consiguen ser madres pasados los 40 años. Sin ir muy lejos en el tiempo, la popular ex top model internacional Naomi Campbell ha sido protagonista en revistas y periódicos de todo el mundo por lograrlo el pasado mayo, a tan solo unos días de cumplir 51 años. Este tipo de noticias, a las que rodea un halo de misterio, ya que muy pocas famosas explican cómo lo han conseguido, crea la necesidad en muchas mujeres de esas edades que desean ser madres de obtener información fiable.

Empezaremos con una pregunta crucial: ¿a qué tratamientos de fertilidad se puede recurrir a partir de los 40 años? Nos centraremos en España, donde numerosas celebrities, con sus historias personales de maternidad tardía, han puesto en la palestra casos tan interesantes desde un punto de vista médico como el de Ana Rosa Quintana, quien tuvo gemelos a los 48 años; el de Inma Soriano, madre también a los 48; Ángela Molina, a los 47, o Ainhoa Arteta, de 46 años.

Para saber cómo se tratan actualmente estos casos cada vez más comunes en la población femenina, hemos entrevistado al prestigioso Dr. Jan Tesarik y a la reputada embrióloga y bióloga Dra. Raquel Mendoza Tesarik, ambos directores de la Clínica MARGen, centro de reproducción asistida que tiene como una de sus especialidades tratar la infertilidad producida por edad avanzada.

«La maternidad tardía es una de las causas más frecuentes de infertilidad que existe hoy en día. El gran problema en estos casos es la baja reserva ovárica y la mala calidad de los óvulos, que lleva en la mayoría de las veces a la recomendación de una ovodonación si la paciente no ha preservado en el pasado su fertilidad vitrificando sus óvulos. Pero la realidad es que nos encontramos siempre con el deseo de las pacientes de intentar por todos los medios quedarse embarazadas con sus propios óvulos, y no tener que renunciar a su herencia genética. Para ello, y aunque muchos especialistas siguen aconsejando a estas mujeres la citada donación de óvulos, en estas situaciones, nosotros, en nuestra clínica, aplicamos protocolos personalizados basados en todas las técnicas conocidas y permitidas en España combinadas con nuestros propios estudios y experiencia de más de 30 años. De hecho, ya hemos conseguido el nacimiento de decenas de niños con gametos propios de mujeres de edad madura que no concebían renunciar a su ADN», declaran ambos doctores.

La Dra. Raquel Mendoza Tesarik, embrióloga y bióloga
La Dra. Raquel Mendoza Tesarik, embrióloga y bióloga FOTO: Clínica MARGen

Doctor Tesarik, ¿qué le diría a una mujer mayor de 40 años, celebrity o no, que quiere ser madre con sus propios óvulos?

Ante todo, y partiendo de que una de mis creencias más profundas es que para todo caso de infertilidad existe una solución —aunque muchas de ellas sean aún tan solo teorías— es que, si realmente lo desea, y si tras un estudio de su caso vemos que existe aunque sea una mínima posibilidad, lo intente.

La cada vez más utilizada «técnica de los tres padres»

Su clínica es reconocida mundialmente por ser pionera en el desarrollo de muchas técnicas de fertilidad, algunas de ellas indicadas precisamente para esta realidad social del deseo de la maternidad tardía con óvulos propios, ¿podría explicarnos aquella por la que usted y su equipo fueron noticia al intentar realizarla en España, donde actualmente es ilegal, y que es conocida como «la técnica de los tres padres»?

Cierto, en el 2017 presentamos un proyecto de investigación vinculado a la «Transferencia de núcleos» —la técnica de los tres padres es una técnica de la que efectivamente fui pionero y de la que tengo certeza científica de que puede ayudar a las mujeres maduras a ser madres con sus propios óvulos— a la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida, que desestimó fundamentándose en las limitaciones establecidas en la legislación vigente, que considera esta técnica ilegal. Nuestra intención era poder ofrecer a nuestras pacientes en España lo que yo ya había realizado con éxito en otros países. La incomprensible negativa me llevó a pensar en colaborar con otras clínicas del mundo en las que sí está permitido; aún hoy estoy barajando esa posibilidad.

¿Puede resumirnos un poco esta técnica por la cual, en los últimos años, varios centros —en lugares donde está permitida— están siendo noticia por obtener un buen resultado?

Esta técnica fue introducida en la reproducción asistida humana al final de los 90. En el 2000 yo publiqué la primera información científica que existe sobre ella. Básicamente es una transferencia del material genético —núcleos o cromosomas, según la fase de la maturación— desde los óvulos de las pacientes a óvulos de donantes jóvenes. La idea subyacente fue fundada en la hipótesis de que permitir las fases finales de la maduración genética de los óvulos dentro de un citoplasma de una mujer joven podría evitar errores de la separación de cromosomas, la causa predominante de infertilidad en las mujeres de una edad avanzada. Como ya he dicho, con la ayuda de esta técnica obtuve —fuera de España— el nacimiento de decenas de niños sanos.

¿Cree que esta técnica es una opción con posibilidades de éxito para aquellas mujeres maduras que ya han probado las técnicas tradicionales sin éxito, y que no conciben renunciar a su herencia genética? Y si es así, al no ser legal en España, ¿qué pasos tendrían que seguir?

Aunque no está confirmado al 100%, existen argumentos teóricos y experimentales —en animales— que respaldan fuertemente la utilización de la «técnica de los tres padres» en las mujeres de edad avanzada. Tanto la renombrada y reconocida Dra. Carmen Mendoza, con quien fundé esta clínica en 1990, como la bióloga y embrióloga Dra. Raquel Mendoza Tesarik y, por supuesto, yo, creemos que la conocida como «técnica de los tres padres» es una opción real con posibilidades de éxito para las pacientes de más de 40 años que no quieran renunciar a su carga genética. Respecto a qué pasos deben seguir las mujeres en esta situación que residen en España y desean realizar este tratamiento, tan solo puedo decir que hoy por hoy, lamentablemente, la única manera es que se desplacen al extranjero, a aquellos países donde sí está permitido, y en los que están consiguiendo éxitos. En este punto aprovecho para volver a decir que mi equipo y yo llevamos tiempo planteándonos colaborar con reputados centros que realizan este tratamiento, con el fin de facilitar a nuestras pacientes en estos casos que puedan realizar su sueño de ser madres con su carga genética.