«Si boicotean el jamón de Teruel como hicieron con el cava catalán, nos hunden»

Comerciantes y hosteleros temen que las graves amenazas contra sus sectores por el apoyo de Teruel Existe a Pedro Sánchez se hagan realidad. «Es donde más daño nos pueden hacer. Aquí vivimos del turismo, sería un grave problema», aseguran a LA RAZÓN

Thumbnail

Domingo, 5 de enero. Primer email. «Si Teruel Existe no vota ‘‘no’’ a Sánchez, no volveré a Teruel». Firmado: Juan. Luego llegan llamadas. Insultos. Amenazas. Diez exactamente. En el Hotel El Mudayyan no dan crédito. En las redes comienza a fraguarse un boicot contra Teruel por el apoyo decisivo de la formación de Tomás Guitarte a la investidura del líder socialista. Ataques a sus productos: al jamón y al melocotón de Calanda. También al turismo. Usuarios anónimos piden que la decisión de Teruel Existe se pague caro y los ciudadanos entran en pánico. María José, la propietaria de El Mudayyan, un hospedaje con mucho encanto en pleno centro y conocido por su asombroso patrimonio histórico que guarda en su subsuelo, nos relata lo vivido. «Durante esta semana hemos recibido muchos correos y llamadas, no solo nosotros, sé que otros compañeros hosteleros también. Nos decían que como hemos apoyado a Sánchez no van a venir. Pero realmente no ha habido todavía cancelaciones. Creo que se han pasado tres pueblos porque Teruel merece la pena conocerlo, es una ciudad pequeña, bonita, y tienen que seguir viniendo turistas para que salgamos adelante», explica la empresaria. Para ella, igual que para la mayoría de los turolenses, el turismo es fundamental «porque como nunca hemos tenido industria, lo que nos da para vivir aquí es la gente que viene a visitarnos», puntualiza. Para ella, este boicot es una manera muy dura «de hacernos daño», pero es optimista. No cree que llegue a materializarse dicha amenaza contra su sector y es más, «lo que va a ocurrir es que se va a convertir en algo positivo, porque se nos conocerá mucho más fuera y más gente querrá venir a conocer las maravillas que tenemos», asevera.

Teruel teme el "boicot" por el apoyo a Pedro Sanchez. 
© Gonzalo Pérez Mata
Teruel teme el "boicot" por el apoyo a Pedro Sanchez. © Gonzalo Pérez Mata© Gonzalo Pérez MataLa Razón

A dos calles del hotel de María José, a los pies de la Plaza del Torico, en otro hospedaje nos confirman la recepción de llamadas e emails amenazantes. Nos piden que no nombremos el establecimiento, pues desde la oficina central les han exigido a todos sus trabajadores «silencio total», pero la cara de la recepcionista lo dice todo. «Nosotros si hemos tenido alguna cancelación y no lo entiendo, qué culpa tenemos de lo que hagan los políticos», describe con tristeza. «Eso sí, espero que pase pronto y volvamos a la normalidad, los medios teníais que ayudarnos, no se puede dar publicidad a quienes quieren boicotearnos», sentencia. En las tiendas de «souvenirs» y artesanías están desolados. La mayoría se encuentran vacíos, «pero no penséis que es por el complot ese de las redes, sino porque es temporada baja. Habrá que esperar unos meses para comprobar si tiene efecto o no». Habla Domingo, propietario de una tienda de recuerdos frente a la Catedral de Santa María de Mediavilla. Su local está desértico. «Sinceramente, esta situación da un poco de miedo, si hacen con nuestros productos, como el jamón, el mismo boicot que hicieron a Cataluña con el cava, nos hunden. Vivimos del turismo», reivindica. Él lleva toda la vida al frente del negocio y da gracias cuando en verano pasan por él medio centenar de personas. «La crisis ya nos ha hecho mucho daño como para que encima esto nos haga más. Antes, la gente compraba platos de cerámica de Teruel con el Torico, pero ahora solo se llevan imanes y llaveros, así es difícil seguir adelante», lamenta. Para él, un indicador infalible es observar cómo va el tren turístico que recorre el centro de la ciudad, «si va lleno es que tendremos buen día, si no… mal asunto», dice. Últimamente hay muchas plazas libres. Eso sí, pese a las consecuencias derivadas del voto positivo de Teruel Existe a la investidura de Sánchez, Domingo considera que Guitarte lo ha hecho bien: «Los vascos y los catalanes llevan años sacando provecho de su apoyo a unos y a otros, ahora somos nosotros los que podemos sacar beneficios de apoyar al Gobierno. Le hemos dado un voto fundamental y algo nos tocará. Pero, si al acabar la legislatura no se ha conseguido nada, ahí sí que tendremos que hacer crítica», subraya.

Preocupación en Teruel ante un posible "boicot"
© Gonzalo Pérez Mata
Preocupación en Teruel ante un posible "boicot" © Gonzalo Pérez Mata© Gonzalo Pérez MataLa Razón

Para otra comerciante, que dirige Artesanías El Tozal, lo que ha conseguido Teruel Existe ha sido dividir a los turolenses por partida doble: «Primero, cuando decidieron pasar de ser una plataforma ciudadana a un partido, y luego con el apoyo a Sánchez. Nació como una asociación sin ideología, pero ahora se ha decantado y eso no gusta. Hace meses salíamos todos a las concentraciones y hablábamos, debatíamos sobre las necesidades de Teruel, de medios de transporte sobre todo. Después de lo ocurrido se ha roto la unidad. Teruel Existe tenía muy buena imagen y en estos momentos no creo que sea así», protesta la dueña, que espera la entrada de algún visitante mientras pasa la tarde junto a sus padres y su hijo. Ella no cree que el boicot llegue a ser real, pero, si así fuera, «supondría un grave problema, porque el pequeño comercio como nosotros no podría sobrevivir». La postura de Guitarte ha dividido a los vecinos. Las pintadas contra él en varios puntos de la ciudad, incluso en las carreteras de acceso, así lo demuestran.

Pintadas contra Teruel Existe en las carreteras de acceso. 
© Gonzalo Pérez Mata
Pintadas contra Teruel Existe en las carreteras de acceso. © Gonzalo Pérez Mata© Gonzalo Pérez MataLa Razón

María Asunción, que hace un receso en su trabajo sentada en un banco al sol (sí, en Teruel no hace tanto frío como le presupone la mala fama meteorológica), nos enseña indignada un WhatsApp que le ha enviado una amiga: «El diputado de Teruel Existe va a dar su ‘‘sí’’ a Sánchez por un contrato para su mujer arquitecta de más de 300.000 euros en el Hospital de Teruel y para él, más de 800.000 para su empresa….» ¿Pero esto es real?, preguntamos a la señora. «Si lo dicen, algo de razón habrá. Yo no les he votado porque no sé de donde viene ese señor. Me la impresión de que lo que ha hecho ha sido juntarse al primero que le daba algo, y no me parece bien», critica esta mujer natural de Orihuela pero que lleva en Teruel 17 años. Sobre el boicot, dice que lo ve «como una manera de meter mierda y hacernos daño», pero espera que se quede en una simple amenaza.

Tiendas vacías

José tampoco está muy convencido de lo que ha hecho el diputado de Teruel Existe y asegura que «como toda decisión, la de apoyar a Sánchez nos traerá consecuencias». Aunque, para él, lo más triste es que pese a la ilusión inicial de conseguir el escaño, lo que vendrá será «mucha decepción, expectativas frustradas, porque no va a llegar la inversión que le han prometido, la fiabilidad del presiente del Gobierno es nula y lo acordado realmente no dejan de ser generalidades, nada concreto», afirma. En Teruel están hartos de los políticos, de sentirse olvidados y de que sus conexiones de transportes sean «tercermundistas». Y lo cierto es que llegar a Teruel es una odisea, los trenes tardan siglos «y, algunos, como el que nos lleva a Zaragoza, tarda tres horas y no tiene calefacción», protesta otra vecina. «Eso sí, que nadie se piense que esto es como Cataluña, aquí no nos merecemos ningún boicot, a ver si pasa esto rápido y se olvidan otra vez de nosotros, que casi estábamos mejor», concluye un camarero mientras atiende al único cliente del bar.