La OMS no aconseja el cierre de fronteras

«Es muy pronto para declarar la alerta», según el Comité

China's Wuhan shuts down public transportation amid new coronavirus spreading
Miembro de la milicia midiendo la temperatura de los pasajeros de un vehículoSTRINGEREFE

Todo recuerda al ébola. Control de temperatura en los aeropuertos con cámaras térmicas, controles en las carreteras, poblaciones aisladas... Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no declaró ayer la emergencia internacional por el coronavirus desatado en China. «Ayer era muy pronto para considerar que se trataba de una emergencia internacional y hoy continuamos en esta misma situación. La evolución epidemiológica es que está habiendo más casos, pero es muy pronto dado el limitado número de infecciones», precisó el profesor Didier Houssin. «Es necesario ver cómo evoluciona la situación en los próximos días. Es muy importante saber cómo ha empezado y que las autoridades chinas continúen colaborando de forma estrecha con la OMS», añadió.

En este mismo sentido se expresó el doctor Tedros Adhanom: «Se trata de una deliberación complicada. Es una emergencia en China, pero no es una emergencia global».

Tras precisar el elevado riesgo que hay en China con 584 casos notificados (575 reportados en China, y el resto en Tailandia, Japón, Vietnam, Corea del Sur, Singapur, EE UU), Adhanom explicó que la mayoría de aquellos que murieron por el coronavirus sufrían de hipertensión, diabetes o enfermerdades cardiovasculares. Además, en China parece que la infección por el coronavirus se limita a familias y grupos de compañeros de trabajo. No hay casos de contagio de humano a humano fuera de la frontera china».

«No sabemos cómo se extiende», reconoció Adhanom, que hizo hincapié en que «la OMS está trabajando con China y otros países afectados para llenar los huecos tan rápido como sea posible» para hacer frente al coronavirus. Y aclaró, «que no declaremos hoy la emergencia no significa que la OMS no se lo esté tomando en serio. Estamos atentos a la infección en todo momento». Y, pese a que reconoció que «vamos a ver más casos en otras zonas de China», Adhanom hizo hincapié en que «la OMS no recomienda ninguna restricción para viajar ni el cierre de fronteras».

Una recomendación que llega tarde, al menos dentro de China. En lo que respecta a otros países, el Aeropuerto Internacional de Dubái anunció horas antes que, siguiendo las indicaciones del Gobierno, se inspeccionará a todos los pasajeros que lleguen en vuelos directos de China por si tuvieran fiebre. Irán, por su parte, también comenzó ayer a revisar a los pasajeros según informó la agencia oficial Fars que si bien no proporcionó ningún detalle sobre lo que implicaba el examen.

En España, al menos en el Aeropuerto Madrid-Barajas, ayer, no se estaba tomando ningún tipo de medida. Lo que podría cambiar, ya que el Ministerio de Sanidad, en colaboración con el Instituto de Salud Carlos III, está elaborando un protocolo de actuación ante la aparición de posibles casos de sospechosos de coronavirus. Y pese a la decisión adoptada por el Comité de Emergencia de la OMS, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, decidió ayer que «se consensuará con las comunidades autónomas el protocolo de actuación para estar preparados ante cualquier eventualidad». La alarma está latente.