Una misteriosa coincidencia

Coronavirus strikes Iran
25/02/2020 ONLY FOR USE IN SPAINMEi / Contacto MEi / Contacto

Son frecuentes las novelas apocalípticas o distópicas, y algunas han hecho historia. Pero nunca había conocido una que pudiera calificarse de «profética», sin exageración. Me refiero a Los ojos de la oscuridad, del reconocido autor norteamericano Dean Koontz. Una novela publicada en 1981 que sitúa la acción en 2020 y, además, con una llamativa similitud a lo que sucede ahora.

Narra cómo un científico chino, Li Chen, deserta a los Estados Unidos, llevando consigo un disquete con el registro del arma biológica más importante y peligrosa de China hasta ese momento, «una cepa viable de microorganismos artificiales creados por el hombre, que podría usarse para borrar por completo un país. Un arma perfecta».

¿Su nombre? «Wuhan-400», pues se desarrolla en unos laboratorios de la ciudad de Wuhan… el mismo foco del coronavirus, tan de actualidad hoy. Por si esto no fuera suficiente, hay que añadir que en la primera edición del libro, el virus se llamaba «Gorki-400», en alusión esta ciudad rusa, en plena Guerra Fría. Sin conocer exactamente porqué, se produce un cambio en el nombre de esta arma biológica, que en la edición de 2008 aparece ya con su denominación actual: «Wuhan-400».

Una novela de suspense que hará las delicias no solo de los aficionados a las teorías conspirativas, y que no es un burdo fake, al estar perfectamente identificada con su ISBN, y su autor reconocido por el New York Times como líder de ventas. ¿Una misteriosa coincidencia?