Policía y Guardia Civil para controlar el aislamiento de los 31 afectados por coronavirus en Haro

El Ministerio de Sanidad sigue de cerca la situación y no se descarta poner en cuarentena a todo el pueblo riojano

Un funeral en Vitoria se ha convertido en el mayor foco de expansión del coronavirus. Allí se produjo el contagio entre los asistentes que, al regresar a sus localidades de origen, siguieron transmitiendo la enfermedad. Dos semanas después hay más de 60 casos relacionados con el funeral en la provincia de Álava y en los municipios riojanos de Haro y Casalarreina. Además, el sepelio podría haber sido el foco de la infección de los hospitales de Txagorritxu y Santiago, que ha obligado a poner en cuarentena a cerca de 100 sanitarios. El paciente Cero se trataría de un hombre de 52 años que ingresó ocho días después del funeral, al que acudió con un grupo de familiares, en el hospital Santiago Apóstol de Miranda de Ebro.

El Ministerio vigila de cerca el foco. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, explicó que los casos «están asociados a un único evento de transmisión en un grupo muy concreto que no debería suponer un riesgo poblacional, aunque se están haciendo investigaciones de sus contactos y valorando si se puede extender o no el riesgo».

Pero la localidad más afectada por este contagio ha sido Haro, en La Rioja. Un pueblo de unos 12.000 habitantes, en el que se han impuesto las medidas más drásticas de las puestas hasta el momento en España y no se descarta que se imponga la cuarentena en el municipio. Simón anunció que la administración sanitaria de La Rioja pondrá en cuarentena “manzanas completas” de un pequeño barrio de la localidad de Haro.

La consejera de Salud, Sara Alba, ha confirmado que La Rioja cuenta con 39 casos confirmados de coronavirus -uno más que ayer- y ha explicado que, de ese número, “el 82 por ciento (31) está concentrado y tiene origen en una misma agrupación de casos localizado en Haro”. Se han reforzado, además, según ha informado la delegada del Gobierno en La Rioja, María Marrodán, “las medidas para contener la situación epidémica” en la localidad recordando “que la obligación de obediencia no es una cuestión voluntaria, es un deber”, informa Efe.

Marrodán ha advertido que el no cumplir las medidas de aislamiento domiciliario impuestas por el coronavirus puede conllevar una sanción económica de hasta 600.000 euros.

En este punto, la delegada del Gobierno en La Rioja ha querido “desmentir” que haya un barrio aislado en Haro y recuerda que “la presencia de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado en la localidad es asegurar que las medidas se van cumpliendo” y han querido recordar que “la población entera tiene que cumplir las normativas” y no se descartan, “medidas excepcionales o sanciones si no se realizan”.

Por esta situación se han adoptado diferentes medidas, como el acceso controlado al centro de salud de Haro y "reforzar el control del aislamiento domiciliario" de los afectados, en colaboración con las fuerzas de seguridad, en concreto con patrullas de la Policía Local de Haro y de la Guardia Civil.

"Es importante cada uno ejerza su responsabilidad particular", ha proseguido la consejera, que ha destacado la coordinación que hay con el Ministerio de Sanidad "desde el primer minuto" y la colaboración con los alcaldes de Haro y Casalarreina, dado que en este municipio, de la misma comarca, reside uno de los afectados, que está ingresado en un hospital de Miranda de Ebro (Burgos).

Alba ha explicado que tras mantener una reunión con los alcaldes se determinó desplegar a las fuerzas de seguridad “para garantizar el correcto aislamiento domiciliario” y ha justificado que “por un principio de precaución es necesario tomar todas las medidas excepcionales que sean necesarias para impedir la transmisión si hay ciudadanos que no sigan las recomendaciones”.

Además, según ha informado la delegada del Gobierno en La Rioja “hasta ahora no se ha realizado una intervención forzosa en Haro pero sí se está asegurando que se cumplan las advertencias precisas”.

Además, ha afirmado, de los 39 casos solo hay seis ingresados y explica que el foco de Haro “está asociado a un evento muy concreto y muy identificado”. Entre las medidas adoptadas en la localidad, que algunas afectan también a toda La Rioja, desde Salud han informado las siguientes: Acceso controlado al Centro de Salud de la localidad. Refuerzo del control del aislamiento domiciliario con fuerzas y cuerpos de seguridad del estado en Haro. Recomendación de la cancelación de los eventos en espacios cerrados. Diagnóstico de los casos y vigilancia epidemiológica de todos sus contactos. Seguimiento sanitario de los casos en aislamiento domiciliario por parte de Atención Primaria. Distribución de las instrucciones para realizar correctamente el aislamiento domiciliario. Difusión de las principales recomendaciones sanitarias en colaboración con los agentes sociales y colectivos riojanos. Suspensión de jornadas y congresos entre los profesionales sanitarios. Restricción del número de acompañantes y visitas en el hospital San Pedro. Suspensión de prácticas de grados sanitarios en los centros del Sistema Público de Salud.

Por su parte, el Ayuntamiento de Casalarreina ha publicado un bando en el que pide tranquilidad a la población y en la que indica que "No es necesario adoptar medidas especiales en el desarrollo de la vida cotidiana. Las poblaciones de Haro y Casalarreina no necesitan portar mascarillas, ni guantes, ni ningún tipo de protección especial. Sus habitantes pueden acudir a sus lugares de trabajo, educación, formación, ocio, etc. con total normalidad».