El 97% de los españoles recomendaría dejar de fumar

Basado en una encuesta realizada a más de 1.600 personas, el estudio Unsmoke 2020 sobre consumo de tabaco en España afirma que la mayoría de la sociedad considera necesario acabar con el tabaquismo

En España mueren más de 50.000 personas al año a causa de enfermedades derivadas del tabaquismo, por lo que no es de extrañar que el 97% de los españoles afirmen que recomendarían dejar de fumar a un ser querido. El dato, publicado en el estudio Unsmoke 2020 sobre consumo de tabaco en España, resulta de una encuesta realizada a más de 1.600 personas de entre 21 y 74 años, entre las que hay fumadores habituales y esporádicos, no fumadores y, también, exfumadores. Desarrollada por la consultora independiente Povaddo en colaboración con la compañía Philip Morris, esta investigación ha tenido como objetivo conocer la visión que tiene la sociedad española del impacto del hábito de fumar, así como su percepción sobre el papel de las nuevas alternativas al cigarrillo. La conclusión principal de este documento recién publicado es que España quiere un futuro con menos fumadores o, incluso, sin fumadores.

Entre los resultados de la encuesta destaca la preocupación de los ciudadanos y ciudadanas por estar informados, y de la forma adecuada. En este sentido, 8 de cada 10 participantes consideran que los fumadores deberían tener acceso a información precisa sobre los productos sin humo alternativos al cigarrillo convencional, como es el cigarrillo electrónico o el sistema de calentamiento de tabaco. «La gente está realmente interesada en buscar respuestas a través de la ciencia, pero, a veces, experimenta dificultades tanto para encontrarla como para entenderla», decía hace unas semanas sobre este tema Moira Gilchrist, vicepresidenta de Comunicación Científica y Estratégica de Philip Morris Internacional. Lo hizo durante un evento de presentación del informe «Apoyando la superioridad de la ciencia» acerca del papel de la investigación científica en la sociedad mundial actual.

«Actualmente está circulando una enorme cantidad de información errónea sobre productos sin humo, generando confusión y convirtiéndose en uno de los principales obstáculos en la mente de los fumadores», ha explicado Enrique Jiménez, director general de Philip Morris para España y Portugal, tras publicarse los resultados de esta encuesta. Y es que, según el estudio Unsmoke 2020, tras conocer las diferencias entre las alternativas sin humo y el cigarrillo convencional, el 77% de los encuestados y encuestadas dijeron estar de acuerdo en que alentar el cambio a estas nuevas formas de consumo de nicotina puede complementar los esfuerzos para reducir el daño causado por el hábito de fumar. Dichas diferencias radican fundamentalmente en el proceso de combustión, que es el que provoca la liberación de las sustancias tóxicas presentes en el humo, de manera que, si se elimina de la ecuación, se reduce un 95% el nivel de exposición a dichas sustancias, que son nocivas para la salud.

Autoridades implicadas

Y si los españoles quieren acabar con el tabaquismo, el 85% cree que para ello es necesario que se abra un nuevo debate al respecto y un 86% ve necesario que las autoridades dediquen tiempo y recursos a ello. En relación a las nuevas alternativas sin humo, también 8 de cada 10 participantes en la encuesta dicen estar de acuerdo con que las autoridades deben hacer todo lo posible por animar a los fumadores adultos que no pueden o no quieren dejar su hábito a cambiar el cigarrillo por estas otras formas de consumo de nicotina y reducir así el daño. Por último, sobre la regulación de productos como el cigarrillo electrónico o el sistema de calentamiento de tabaco, un 92% de los encuestados coincide en que se haga de forma que se evite su uso por parte de los menores. «Es indiscutible que la mejor opción es dejar de fumar, pero para los fumadores que van a seguir haciéndolo, la realidad es que existen alternativas mejores que eliminan la combustión, la principal causa de enfermedades ligadas al tabaquismo; se necesita urgentemente un nuevo diálogo, basado en investigaciones y hechos científicos, sobre estas alternativas», ha reiterado Enrique Jiménez.

En base a los datos lanzados por el estudio Unsmoke 2020, se pueden deducir tres conclusiones: primero, que la sociedad española está convencida de la necesidad de poner fin al hábito de fumar; segundo, que existe una enorme confusión entre los fumadores sobre las alternativas al cigarrillo; tercero, que los españoles esperan de los medios y las autoridades un cambio en la forma de abordar la lucha contra el tabaquismo.