Sanidad oculta en sus estadísticas 89.135 test de antígenos que ha realizado Madrid

La Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica no habilitó hasta el 6 de octubre el código que permite identificar los casos confirmados mediante estas pruebas

Al igual que sucede con Navarra y con Melilla, la Comunidad de Madrid sólo aprueba uno de los tres criterios que fijó el Ministerio de Sanidad para justificar la declaración del estado de alarma y la posterior intervención.

La región que gobierna Isabel Díaz Ayuso presenta ya una incidencia de casos por 100.000 habitantes inferior a 500, pero aún registra un nivel de ocupación de las unidades de cuidados intensivos (UCIS) superior al 35% que marcó el Gobierno como umbral, y la positividad de los test realizados se eleva por encima del 10% fijado. En concreto, arroja un saldo del 17,9% de pruebas positivas sobre el total de las realizadas, que son 80.227 entre el 3 y el 9 de octubre, según los datos del Ministerio del pasado martes.

Una de las críticas más repetidas estos últimos días contra Madrid se centra precisamente a la realización de esos test. Desde grupos contrarios al Gobierno regional se esgrime que el número de contagios está descendiendo porque también lo está haciendo el de pruebas practicadas, lo cual es sólo una verdad a medias. La situación es que en sus estadísticas diarias, el departamento que dirige Salvador Illa sólo recoge el total de pruebas PCR realizadas en todas las comunidades autónomas. Madrid, estaría en este capítulo a la cola en PCR realizadas en proporción a su población, y quedaría superada ampliamente por Navarra y por Cataluña. En la región de Quim Torra se realizaron hasta el martes 145.584 PCR, de acuerdo con los mismos datos.

La estadística del Ministerio no recoge, sin embargo, la práctica de test de antígenos que permiten la obtención de resultados en 15 minutos y en cuya aplicación Madrid fue pionera. La Consejería de Sanidad lleva las últimas tres semanas incorporando y notificando en sus estadísticas los casos notificados mediante esta prueba, que se ha ido extendiendo progresivamente en las urgencias de los hospitales y en la atención primaria. Sin embargo, no ha sido hasta el pasado día 6 de octubre cuando la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica se ha habilitado el código que permite identificar los casos confirmados mediante test antigénico.

En la semana 39 de este año, la que transcurre entre el 21 y el 27 de septiembre, Madrid hizo 5.800 test de antígenos y 172.842 PCR. El número de test de antígenos se elevó en la semana 40 hasta los 24.638 y en la siguiente fue de 58.697. La suma resultante es de 89.135. El saldo total de pruebas de antígenos y PCR se redujo no obstante a 138.394, pero las primeras no aparecen reflejadas en la estadística oficial del Gobierno.

El número de pruebas diagnósticas depende directamente de la situación epidemiológica. A mayor sospecha clínica de infección, mayor uso de pruebas diagnósticas. A medida que disminuye la incidencia de la enfermedad por la reducción del número de brotes, lo hace también la indicación de estas pruebas porque hay menos contactos al descender el número de positivos.

Según los datos de la Comunidad, en las últimas tres semanas la Dirección General de Salud Pública lleva contabilizadas 89.135 test de antígenos realizados y en atención primaria ya se realizan más test de este tipo que PCR.

Los centro de salud de la red sanitaria madrileña practican, de lunes a viernes, una media de entre 9.000 y 10.000 pruebas de antígenos y entre 4.000 y 5.000 PCR de media al día.

La Consejería confirmó ayer, tal y como adelantó este periódico en su edición digital, que Madrid alcanzó el pico epidemiológico de esta segunda oleada de coronavirus el pasado día 17 de septiembre, cuando reforzó las medidas adoptadas previamente, restringiendo la movilidad y reduciendo aforos y actividad social en determinadas zonas básicas de salud con mayor transmisión del SARS-CoV-2, causante de la Covid-19. Diez días después, se produjo el pico asistencial de ingresos hospitalarios y, desde entonces, la tendencia a la baja se consolida.