La mala gestión deja a España sin médicos especialistas

El Gobierno se ha enfrentado con la profesión médica por un decreto exprés para habilitar 10.000 médicos. Los MIR eran la solución si se hubiera planificado bien

GRAF7115. MADRID, 13/07/2020.- Los médicos residentes (MIR) del Hospital Gregorio Marañón se manifiestan este lunes durante el inicio de la huelga con carácter indefinido para forzar a la Consejería de Sanidad a negociar un convenio colectivo que mejore sus condiciones laborales y acabe con situaciones como turnos que consideran abusivos o la atención a pacientes sin supervisión de un médico. EFE/Chema MoyaChema MoyaEFE

Los médicos españoles hicieron una huelga general el pasado día 27 por las medidas incluidas en un Real Decreto de finales de septiembre que permitirá ejercer una especialidad sin haber pasado los cuatro años de estudios reglamentarios, incluso podrán ejercer doctores extranjeros en España sin necesidad de homologar su título y los especialistas tendrán que pasar consulta de otra especialidad distinta de manera forzosa. Y un largo etcétera de medidas rechazadas de plano por la profesión médica. La escusa del Gobierno es que hacen falta 10.000 médicos en España de forma urgente. Y resulta que faltan médicos especialistas pero «sobran» cada año licenciados en nuestras facultades de medicina –44 hay ahora, el segundo país del mundo con más por habitante tras Corea del Sur– que no pueden acceder a una plaza de Médico Interno Residente (MIR), el sistema de formación de especialistas médicos implantado en España en 1976.

Ha existido una descoordinación total durante los últimos años entre convocatorias de plazas para formarse como especialistas mediante el sistema MIR y la planificación de facultades y estudios de medicina. Es paradójico que en 2009 terminaban en las facultades 3.882 médicos y comenzaban la formación MIR nada menos que 6.704. Es decir, pasamos de convocar muchas más plazas MIR que médicos que terminan en España, a convocar muchas menos plazas MIR que los médicos que terminan, y este drástico cambio provoca que muchos de los nuevos graduados no puedan acceder a una plaza para formarse como especialistas. Y la situación empeora porque cerca de 1.000 plazas MIR se adjudican a médicos procedentes de universidades no españolas o a los denominados recirculantes, que es como quedan muchos médicos formados en nuestras universidades que no pueden acceder a una plaza para especializarse y se mantienen en una situación muy precaria pues al no ser especialistas no pueden acceder a plazas del Sistema Nacional de Salud.

Un trabajo del Centro de Estudios del Sindicato Médico de Granada resalta que los médicos que no han obtenido plaza en la convocatoria 2018/2019, del total de admitidos (15.702) quedaron sin obtener plaza 8.906 de los que 4.369 se habían formado en nuestras universidades. Del total de admitidos se presentaron al examen MIR el 90,4%, mayor porcentaje en el caso de los que procedían de nuestras universidades (92,8%) y no obtuvieron plaza 7.393, de ellos 3.618 habían estudiado en España.

Todos los años el INE publica datos actualizados de los médicos colegiados en España a 31 de diciembre con la información facilitada por los colegios de médicos. En los últimos cinco años se puede comprobar cómo se ha incrementado el número de médicos en España en 25.155 (10,4%), pero el crecimiento es muy desigual, los activos se han incrementado en 12.380 (5,7%) y el crecimiento de los jubilados es mucho mayor, en concreto 12.775 (46,6%).

Por edades el crecimiento de los menores de 35 años ha sido de 9.938 médicos (el 23,9%) fruto del incremento de los médicos formados en nuestras facultades. Sin embargo, los incrementos mayores se dan en los médicos de 65 y más años, entre los que la gran mayoría son jubilados o próximos a jubilarse.

Pero el déficit de médicos especialistas no es generalizado, pues el Estudio de Oferta y Demanda de Médicos Especialistas del Ministerio de diciembre de 2018, centrado en las necesidades del SNS, coincide en que son 15 especialidades las que presentan déficit, entre las que podemos destacar Medicina de Familia, Pediatría, Cirugía General, Otorrinolaringología, Medicina Preventiva y Cirugía Ortopédica y Traumatología. Sin embargo, en otras 15 especialidades existe superávit, así que por ese lado el Gobierno tampoco tiene razón.