El emotivo vídeo de un joven que ruega al Gobierno que no cierren los colegios de educación especial

Nacho ha pedido que no se cierren los colegios para la educación especial a raíz del proyecto de ley promovido por Isabel Celaá: “No se puede meter a todas las discapacidades en el mismo saco”

Nacho, el joven que ha pedido a través de un vídeo que no cierren los colegios de educación especialLa Razón

“En mi colegio hay un aula, que se llama la clase amarilla, en la que hay niños que no podrían estar en un colegio ordinario, pero no porque no tengan capacidad, sino porque están muy graves”. El que habla es Nacho, un joven que cada día acude a su centro de educación especial y que ahora ve con temor su futuro y el de muchos de sus compañeros. Un miedo provocado por la Ley Celaá y su impacto en este tipo de colegios.

La redacción de la Disposición Adicional Cuarta del proyecto de ley para la reforma de la Ley de Educación, conocida como ‘Ley Celaá’, en el que se habla de los colegios para la educación especial, está generando mucho debate. Un apartado que dice así: “Las Administraciones educativas velarán para que las decisiones de escolarización garanticen la respuesta más adecuada a las necesidades específicas de cada alumno o alumna, de acuerdo con el procedimiento que se recoge en el artículo 74 de esta ley. El Gobierno, en colaboración con las Administraciones educativas, desarrollará un plan para que, en el plazo de diez años los centros ordinarios cuenten con los recursos necesarios para poder atender en las mejores condiciones al alumnado con discapacidad. Las Administraciones educativas continuarán prestando el apoyo necesario a los centros de educación especial para que estos, además de escolarizar a los alumnos y alumnas que requieran una atención muy especializada, desempeñen la función de centros de referencia y apoyo para los centros ordinarios”.

La redacción de esta disposición ha generado tal controversia, que la ‘Plataforma Inclusiva Sí, Especial También’ ha pedido a los grupos parlamentarios que eliminen, a través de enmiendas, de la reforma educativa esta disposición porque considera que su redacción es “ambigua” y abre la puerta a que las comunidades autónomas vacíen los centros de Educación Especial de alumnos para, progresivamente, “transformarlos en centros de recursos, sin apenas alumnado”.

La plataforma lamenta que, si finalmente esta disposición se queda tal como está, conllevaría el cierre de los colegios de Educación Especial.

Un ruego en forma de vídeo viral

De este debate y de las decisiones políticas ha nacido una petición muy especial, la de Nacho. Un joven que estudia en uno de estos centros y tiene muy claro que cerrar colegios para la educación especial es “una locura”.

“En mi colegio hay un aula, que se llama la clase amarilla, en la que hay niños que no podrían estar en un colegio ordinario, pero no porque no tengan capacidad, sino porque están muy graves”, relata Nacho. “Lo que pasa es que los políticos se han pensado que pueden meter a todas las discapacidades en el mismo saco y eso no es así. Os aseguro que los padres de esos niños querrían ir a un colegio ordinario y decir ‘aquí está mi hijo'", relata emocionado este joven.

“Desgraciadamente, los padres ya han aceptado que sus hijos no pueden ir a un colegio ordinario. Empiecen por aceptarlos ustedes, porque si lo cierran, a toda la gente que trabaja en esos centros que son profesionales como la copa de un pino, les están privando de trabajar con esos niños, que lo hacen por vocación, que se han preparado para ello”, añade.

“Lo que van a hacer ustedes es meter a las personas con discapacidad en un colegio ordinario donde, primero, no van a tener la misma atención que en un colegio de educación especial y, segundo, no se les va a poder dar contenidos. No se encierren en una idea que está equivocada. Miren hacía el futuro, arreglen España y dejen a las personas en paz. Si quieren ir a un colegio ordinario, la gente que pueda va a ir. No nos priven de la educación especial, por favor”, concluye.

Pablo Casado le da su apoyo

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha dado las gracias “por su lección de coraje y solidaridad” a Nacho: “He podido decírselo hoy por teléfono y me sumo a su petición: ‘dejen en paz a la educación especial’. No estáis solos, defenderemos vuestra libertad de elección educativa y la de todos”, ha señalado el líder popular en una publicación en su cuenta de Twitter.