Venden a un recién nacido por 20.000 euros porque no pueden mantenerlo

Una pareja china, con otros dos hijos que están a cargo del abuelo paterno, decidió desprenderse de su bebé porque no podían mantenerlo

Un hombre ha sido detenido después de vender a su hijo recién nacido por más de 20.000 euros. Los hechos se produjeron en China, donde a las 18:20 del pasado 30 de octubre las autoridades recibían el aviso de que una mujer que viajaba en un tren de Hefei era sospechosa de haber adoptado a un bebé de manera ilegal. De inmediato se estableció un operativo policial que acabó con la detención de los padres biológicos del bebé, que también se encontraban en el convoy.

La investigación determinó que el tren K492 circulaba entre las localidades de Jiujiang y Anqing Westm, cuando la tripulación de cabina detectó cómo en el vagón número 5 había una mujer de mediana edad con un bebé recién nacido, pero la madre no aparentaba haber dado a luz recientemente por lo que se procedió a interrogarla. Así, la mujer confesó a los funcionarios que el bebé no era suyo pero que acababa de adoptarlo a cambio del pago de una “tarifa de nutrición”.

La adoptante fue identificada como Xu Moumou, de 43 años y procedente de la localidad de Huoshan. Casada en terceras nupcias no había podido tener descendencia y para poder asegurarse de que alguien cuidara de ellos cuando fueran ancianos, el 29 de octubre adoptó a un bebé de 49 días en el condado de Jiang’an, provincia de Sichuan, y pagó a sus padres una “tarifa de nutrición” de 163.000 yuanes. Y 1 collar de oro y 1 pulsera de oro. Lo que en total supone un desembolso más de 20.000 euros.

Los padres del bebé fueron interrogados por la policía e indicaron que ya tienen un hijo de 7 años y uno de dos, que están a cargo de los abuelos paternos porque ellos no tienen ingresos suficientes para hacerse cargo de ellos porque la pandemia les ha dejado sin trabajo y tienen pendiente el pago de varios préstamos. A primeros de año, la pareja se quedó embarazada y eso empeoraba la situación familiar de la pareja. Por ello, el marido convenció a su mujer y decidieron poner a la venta al niño para aliviar sus finanzas.

A través de un amigo contactó con una pareja que tenía tres niñas y que quería un varón. Cuando nació el niño, el hospital se negó a proporcionar un certificado de nacimiento a la pareja adoptante, por lo que el primer intento quedó frustrado. A pesar de este revés, la pareja no desistió y recurrió a las redes sociales y esta vez sí tuvo éxito. El marido adoptante no tenía un trabajo fijo y no cumplía con las condiciones de adopción del orfanato, por lo que pensó en “comprar” a un niño. Para poder pagarlo, no dudó en hipotecar su casa y procedió al pago.

Pero la trasnsacción quedó frustrada por los funcionarios ferroviarios que hicieron posible la detención de los padres biológicos, a los que acusa de trata de personas y venta de niños, por lo que pueden ser condenados de 5 a 10 años de cárcel, e incluso a cadena perpetua o pena de muerte.