Riesgo de intoxicación por el mercurio en el pescado: ¿qué especies hay que evitar?

El consumo de las especies más contaminadas puede afectar al sistema nervioso central en desarrollo y estar presente en la leche materna, por lo que se recomienda a las mujeres embarazadas evitar su ingesta

Atún rojo
Atún rojoAtún rojoAtún rojo

El pescado es un alimento fundamental en cualquier dieta saludable, pero la contaminación de las aguas de mares y océanos por el mercurio afecta especialmente a algunas especies que llegan a nuestra mesa. No solo hay que prestar atención al anisakis, ya que el consumo de alimentos con una elevada presencia de este metal pesado muy tóxico “puede afectar al sistema nervioso cental en desarrollo” e, incluso, “estar presente en la leche materna”, según alerta la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), por lo que recomienda a mujeres embarazadas, en lactancia y niños evitar la ingesta de algunas especies de pescado.

La exposición humana se produce principalmente por la inhalación de vapores de mercurio elemental durante los procesos industriales y por el consumo de pescados y mariscos contaminados. La presencia de mercurio en estos animales se debe a la liberación de este metal en el medio ambiente, que acaba contaminando las aguas y se concentra en los pescados. Otros de los efectos tóxicos que producen en los humanos afectan a los sistermas digestivo e inmunológico, así como a los pulmones, riñonesm, la piel y los ojos, según explica la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha analizado más de 100 productos y ha certificado la presencia de mercurio en algunos de los pescados y mariscos más consumidos. ¿Supone un riesgo elevado?

El estudio indica que la mayoría de los productos presentan unos niveles bajos de mercurio, sobre todo los moluscos bivalvos como mejillones y almejas, los cefalópodos como pulpos y calamares, crustáceos como los langostinos y especies de pescado como el salmón y el lenguado. La Aesan recomienda a la población vulnerable limitar el consumo de las especies con un bajo y medio contenido en mercurio a entre 3 y 4 raciones por semana, procurando variar entre pescados blancos y azules.

La OCU ha detectado, además, una baja presencia de mercurio en los siguientes pescados: panga, bacalao, boquerón, trucha, atún, sardinas y nécora. La concentración alcanza un nivel medio en la lubina, la merzula y el bonito del norte.

¿Qué especies son las que tienen más mercurio?

No obstante, las especies a las que debemos prestar más atención son el pez espada/emperador, atún rojo (Thunnus thynnus), tiburón, cazón, marrajo, mielgas, pintarroja, tintorera y lucio. La Aesan explica que la cantidad de mercurio en los peces está relacionada con su posición dentro de la cadena trófica, por lo que los peces depredadores, de gran tamaño y más longevos son los que presentan concentraciones más elevadas.

¿Cuánto pescado hay que comer a la semana?

Teniendo en cuenta la concentración de mercurio en las especies de pescado, la Aesan ha elaborado una recomendación de consumo tanto para la población vulnerable como para el resto. La agencia dependiente del Ministerio de Consumo desaconseja el consumo de las especies con concentraciones elevadas para embarazadas y niños de entre 0 y 10 años. Para los jóvenes de entre 10 y 14 años sugiere limitar la cantidad a 120 gramos al mes. La población general puede ingerir cualquier especie, pero no más de 3 o 4 veces por semana.

Recomendaciones de consumo de pescado
Grupo de población Especies con alto contenido
en mercurio
Especies con bajo o medio
contenido en mercurio
Mujeres embarazadas, que estén
planificando estarlo y en lactancia
Evitar el consumo 3 - 4 raciones por semana
Niños de 0 a 10 años Evitar el consumo 3 - 4 raciones por semana
Niños de 10 a 14 años Limitar el consumo a 120 gramos al mes 3 - 4 raciones por semana
Población general 3 - 4 raciones por semana