Salud

La nueva variante C.1.2 podría doblar en número de mutaciones al resto

Ha sido identificada en Sudáfrica y su genotipo es el más alejado del virus original

Residentes del Johannesburgo en un local del centro de la ciudad, despues de que se haya impuesto un nivel 3 de confinamiento causado por la expasión de la variante delta
Residentes del Johannesburgo en un local del centro de la ciudad, despues de que se haya impuesto un nivel 3 de confinamiento causado por la expasión de la variante deltaKIM LUDBROOKEFE

El Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles de Sudáfrica (NICD, por sus siglas inglesas) ha anunciado la identificación de una nueva variante del SARS-CoV- 2, la C.1.2 , que presenta hasta 59 mutaciones con respecto a la cepa original, y hasta 25 si se compara con las variantes conocidas actualmente.

Aunque el pasado mes de mayo ya se tenía constancia de su existencia, su presencia era mínima y estaba acotada a dos provincias sudafricanas, Gauteng (donde están Johannesburgo y la capital, Pretoria) y la vecina Mpumalang. Ahora, sin embargo, se ha identificado en las nueve provincias del país austral y en otras naciones como Nueva Zelanda, Mauricio, Portugal o Suiza. La C.1.2 comparte algunas mutaciones con otras como la delta (originada en la India) o la beta (surgida el año pasado en la propia Sudáfrica), pero presenta otras únicas.

De momento y pese a su capacidad de mutación, la C.1.2 no es ni una “variante preocupante” ni una “variante de interés”, según el criterio clasificatorio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), porque se ha detectado con una “frecuencia baja”, explicó en la rueda de prensa virtual la doctora Jinal Bhiman, del NICD. Sobre si la nueva variante es más transmisible que otras, Scheepers respondió: “ahora mismo no lo sabemos”, pues los científicos continúan haciendo experimentos para averiguar más de ella.

“Según nuestro conocimiento de las mutaciones en esta variante, sospechamos que podría evadir parcialmente la respuesta inmune, pero a pesar de esto, las vacunas seguirán ofreciendo altos niveles de protección contra la hospitalización y la muerte”, subrayó el Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles en un comunicado.

“No hay motivo para el pánico”

El profesor Adrian Puren, del NICD, subrayó en la rueda de prensa que las vacunas usadas actualmente en Sudáfrica, como las de las empresas farmacéuticas Johnson & Johnson y Pfizer, resultan “efectivas” ante la C.1.2, por lo que no hay motivo para entrar en “pánico”. Puren ha explicado que el anuncio se ha hecho “en el interés de la transparencia científica” y remarcó la “necesidad de estar vigilantes y preparados” frente a la nueva variante.

De hecho, “la pandemia en Sudáfrica sigue siendo dominada por la variante delta”, muy contagiosa, en la tercera ola de covid-19 que sufre el país africano, aclaró la profesora Penny Moore, del mismo instituto.

“Esperamos que sigan surgiendo nuevas variantes dondequiera que se propague el virus. La vacunación sigue siendo fundamental para proteger a las personas de nuestras comunidades con alto riesgo de hospitalización y muerte, para reducir la tensión en el sistema de salud y para ayudar a retrasar la transmisión”, insistió el NICD. Los especialistas del Instituto han señalado también la importancia de mantener las demás medidas sociales y de salud pública, como una buena ventilación en espacios compartidos, el uso de mascarillas, el lavado de manos y la desinfección de superficies con regularidad y el mantenimiento de una distancia de metro y medio con los demás tanto como sea posible.

La detección y el control de nuevos linajes del SARS-CoV-2 es imprescindible para frenar la pandemia del COVID-19, porque un solo evento, seguido de un aumento de casos, podría impulsar las tasas de mutaciones.

“La gran preocupación es que la próxima variante que pueda surgir —a sólo unas pocas mutaciones de distancia— podría evadir nuestras vacunas”, había advertido la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Rochelle Walensky, con anterioridad.