Alquilar los trajes de primera comunión: una gran idea de una empresaria española importada de EEUU

Se alquilan trajes de materiales de primera calidad, diseño propio, para niños y niñas y para todo tipo de ceremonias

Cristina Oficialdegui
Cristina Oficialdegui

Cristina Oficialdegui trabajó en Mango y Gocco durante años donde se formó en varios departamentos. Viajó a lo largo y ancho del mundo y un buen día decidió copiar una idea que le gustó en Estados Unidos: Tienda online de trajes de alquiler para primeras comuniones de 15 a 50 euros. El resultado ha sido un rotundo éxito.

Cristina Oficialdegui tiene 37 años. Bilbaína, ahí estudió ADE en La Universidad de Deusto, La Comercial. Estando en la universidad hizo medio curso de Erasmus en Amsterdam, una experiencia que le metió en el cuerpo las ganas por viajar, tener nuevas vivencias, conocer gente muy distinta, nuevas culturas... Tras su paso por la Universidad enseguida llegó el mundo laboral en forma de trabajo en Mango, en el departamento de compras y ahí empezó una vida llena de grandes viajes: Hong Kong comenzó a ser un punto de destino habitual. Después de dos años y muchos viajes a Asia después, comenzó a trabajar en otra gran firma, esta vez en Gocco; primero en Compras y luego como responsable del área internacional. Estos dos puestos le permitieron tener una visión global de toda la compañía: tanto la parte de diseño, confección y logística como la parte más comercial, de tienda y marketing. Y en ambos departamentos había un denominador común: los viajes. En la parte de compras: Ciudades como Nueva York, París, Florencia, Buenos Aires eran visitas habituales para ella en busca de tendencias, colorido, estilos... y viajaba con bastante asiduidad a India, Bangladesh, China, Filipinas a negociar y supervisar las producciones. En un momento determinado le planteé a su jefa un cambio de puesto y ese fue, según ella, su primer “salto a la piscina”: empezar de 0 el departamento Internacional de Gocco... “no puedo contar las mil y una historias que he vivido pero tengo anécdotas para escribir varios libros” Toda esa experiencia le permitió viajar de manera constante a Estados Unidos, Costa Rica, Perú, México, Guatemala, Chile, Emiratos Árabes, Qatar, Kuwait, Turquía, Marruecos y toda Europa en general...

Esto le permitió ver muchísimos mercados y mercados muy distintos: “desde la potencia económica mundial a los países más pobres de nuestro planeta y de todos ellos, he sacado grandes aprendizajes”.

En uno de los viajes a EEUU-relata- “me llamó poderosamente la atención la abundante existencia de mercados de segunda mano, negocios de alquiler, aprovechamiento de ropa usada, reciclaje... y me di cuenta que estaban mucho más avanzados que nosotros en ese ámbito: En España estábamos años luz y ya fue una idea que no me pude quitar de la cabeza: todos hablamos de un mundo más sostenible, de reciclaje, de reutilización de las cosas... pero sin embargo cuando pensábamos en reutilizar o alquilar lo primero que te venía a la cabeza era ropa vieja, casposa y apolillada, por lo menos a mí”.

Ella quería unir estos dos mundos que tanto le gustaban: el “uso inteligente o eficiente” de los bienes que tenemos, “quizá muy influenciada por las carencias y riquezas tan descompensadas que he visto en mis viajes por el mundo” y el mundo de la moda infantil, de la que se confiesa locamente enamorada.

“Como soy una persona muy inquieta –nos cuenta- que le gusta “enredar” un poco aquí y allá me puse enseguida a idear mi proyecto de negocio: tenía la experiencia suficiente del sector y sobre todo lo que tenía era una ilusión y ganas tremendas de ir a por todas. Tenía que ofrecer algo en el mercado que no existiese y que diese un servicio que fuese altamente valorado por mis futuros clientes: quería innovar, ser pionera en ofrecer algo que facilitase la vida a las personas”.

En ese momento estábamos saliendo poquito a poco de la crisis que había afectado a nuestro país y eso me ayudó a centrar el tiro: ¿donde los padres se dejan mucho dinero en sus hijos? En las Celebraciones de los niños: Bodas, Bautizos y Comuniones. ¿Cómo podía ayudar yo? Ofreciendo algo que hasta la fecha no existía: en lugar de comprar el vestido o el traje, lo podías alquilar. De esta forma daba un nuevo servicio: vestidos y trajes súper cuidados, con estilo, de tendencia, con calidad pero que lo puedas alquilar en lugar de tener que comprarlo. Quería romper con esa idea de que si alquilas ropa seguro que está pasada de moda o muy vieja. ¿Qué sentido tiene comprar un vestido que va a usar la niña unas horas para luego guardarlo en el armario? Al ser las familias españolas cada vez más pequeñas no es como antes que un mismo vestido lo usábamos las 3 hermanas y las primas... lo más probable es que ese vestido se quede colgado en el armario y no lo volvamos a usar. De esta forma no gastamos el dinero innecesariamente y es un gran alivio para los padres, que por 50 euros pueden alquilar el vestido de comunión a sus hijos.

Y así, de esa manera tan sencilla y a la vez tan compleja, nació BonmiKids. “Es el fruto de muchísima ilusión, de mucho trabajo y de alguna que otra noche sin dormir. Me queda mucho camino por delante, pero la recompensa de este trabajo es aún más grande de lo que me podía imaginar: cuando veo las caras de ilusión de los niños mirándose al espejo con sus trajes de BonmiKids y las caras de alegría, alivio, satisfacción de las madres, padres y abuelas, sé, sin duda, que no me he equivocado”.

Tienen su showroom en Madrid pero dan servicio a toda España. Han tenido pedidos de Málaga, Sevilla, Bilbao, Barcelona, Mallorca... y siguen sumando. Entre empleados directos e indirectos están siete personas en el equipo y confían en ampliar próximamente.

Gracias a mi experiencia en el sector tenía conocimientos suficientes para desarrollar la idea de negocio, tanto la parte de business plan y desarrollo de negocio como la ejecución del mismo: fabricación de los diseños, etc...y ella sola comenzó a desarrollar el proyecto. “Me he apoyado mucho en amigos y conocidos del mundo textil, en los que siempre he encontrado grandes ideas, recomendaciones y apoyo incondicional”.

Partió de un business plan inicial, con distintos escenarios de ventas, de costes, etc... y -reconoce divertida- “si te digo la verdad, no se ha cumplido ninguno de ellos” Pero cree que hay que partir de “algo” sobre todo para tener en cuenta cuál es el riesgo máximo y también cual es el “mínimo producto viable” con el que lanzarte y salir al mercado.

El mundo del emprendimiento no es un camino fácil. “Yo solo os puedo contar mi, de momento, corta experiencia. Pero creo que los anuncios que veíamos en la tele hace un año que decían “los autónomo no parecen humanos” lo define muy bien. “Se trabaja mucho, muchísimo; te encargas, sobre todo al principio, de todo tipo de tareas. Es muy gracioso cuando llaman preguntando por la “dirección general” de la compañía! Resulta que soy yo! Y la responsable de marketing, digital, contabilidad y la encargada de las fotocopias... creo que hay que estar hecho de una pasta “especial”, creer mucho en tu idea de negocio y tener mucho tesón, mucha ilusión y muchas ganas. Hay momentos en los que te sientes en el “pozo” y de repente recibes dos pedidos seguidos y estás eufórico. En mi caso personal ha sido fundamental el apoyo incondicional de mi marido, familia y amigos. Ellos son nuestros mejores embajadores, mayores fans e inquebrantables apoyos en los momentos más flojos”.

Cómo trabajan

-La empresa alquila vestidos y trajes de comunión y ceremonia (arras, bautizo...) para nio y nia, así como de los complementos (coronitas, canotiers, fajines, corbatas...). La idea es que se pueda alquilar el “ook total”por un precio razonable: vestidos de primera comunin 50 euros, vestidos de arras por 25 euros y coronitas, 15 euros.

-La forma de trabajar es muy sencilla: todo se hace online por lo que dan servicio a toda España.

-Para la prueba del vestido envían a probar a casa o dan también la opción de ir al showroom que tienen en Madrid. Una vez probado y elegido el modelo y talla que interesa se hace la reserva definitiva para el día del evento.

-Ellos se encargan de la entrega y recogida para el día de la primera comunión o boda: siempre entregan el jueves anterior al día del evento y recogen el lunes posterior. Una vez usado no es necesario llevarlo a la tintorería: ellos se encargan de la limpieza de las prendas.

-Todas sus prendas están diseñadas por ellos mismos en España: es colección propia. “Nos fijamos mucho en las tendencias, tejidos y patrones. Creemos firmemente que la calidad y el servicio no está reñido con el alquiler: son tejidos de primera calidad: algodones, linos, tul... puntillas sper delicadas... cada prenda esta cuidada al detalle y con mucho mimo.