Así fue la primera noche de La Manada en prisión: «¡Violetas! ¡Tened cuidado que os rajamos!»

Los cinco de «La Manada» fueron recibidos con insultos por parte de otros internos en la prisión de Sevilla I. Cenaron cochinillo y quisieron realizar llamadas telefónicas a deshora.