La misteriosa señal cósmica que en realidad provenía de un microondas

Desde el Radiotelescopio Parkes de Australia, astrónomos han encontrado que al menos un tipo de Peryton -una señal de radio similar a los Fast Radio Burts (FRB) que vienen de otras galaxias--, procedía en realidad de hornos microondas en una cocina de las propias instalaciones. El equipo ha escrito acerca de su investigación en un artículo que han cargado en el servidor arXiv. Durante varios años, los científicos espaciales han estado estudiando las señales de radio que emanan de distintas fuentes, algunas desconocidas, en unos casos desde lugares cercanos y en otros desde galaxias distantes. Los que resultan provenir de fuentes cercanas han sido nombrados perytones, y las teorías sobre su origen se han centrado generalmente en los fenómenos meteorológicos y/o terrestres.

Nadie sabe realmente la fuente de los FRB, pero los científicos han sospechado que debería ser posible rastrear la fuente de los perytones, ya que provienen de algún lugar cercano. Para conocer más, el equipo de investigación creó un monitor de interferencias de radio en tiempo real en Parkes y luego esperó a que el telescopio detectase algunos perytones. Los análisis de datos desde el dispositivo sugirieron que la fuente era similar a la emitida por los hornos de microondas.

Echando un vistazo más de cerca, el equipo encontró que podían reproducir las señales de peryton recibidas por el telescopio simplemente abriendo la puerta de un microondas en la sala de descanso antes de que su temporizador finalizase --ese pequeño instante de tiempo en que el magnetrón seguía bombeando microondas cuando la puerta estaba abierta-- y que permitió una muy corta ráfaga de actividad de microondas que fue, por supuesto, recogida por el telescopio.

Todavía no está claro si los hornos de microondas pueden ser culpados por todas las instancias de recepción de perytones, pero es seguro que cualquier observatorio oye estas señales en el futuro primero tendrá que revisar para ver si son originarios de la hora de la comida o la cena. El hallazgo no sugiere que los FRB puedan ser generados por una fuente más terrenal, ya que sus señales llegan desde un solo punto en el espacio y, a diferencia de los perytones, suceden a veces al azar.