La nube que podría crear dos millones de soles

«Esta nube es un ejemplo de cómo la galaxia está en constante cambio. Nos está diciendo que la Vía Láctea es un lugar muy activo y burbujeante donde el gas puede ser expulsado de una parte del disco y después volver a otro», explicó Andrew Fox, líder del equipo de investigación del Space Telescope Science Institute de Baltimore, en Estados Unidos.

Gracias al telescopio espacial Hubble, se ha localizado esta inmensa nube de hidrógeno que tiene una logitud de más de 11.000 años luz. Esta masa de gas, también conocida como Nube Smith (en honor a su descubridor Gail Smith), viaja a una velocidad de un millón de kilómetros por hora y actualmente se encuentra de regreso a su curso de colisión. Se espera que se precipite contra la Vía Láctea en aproximadamente 30 millones de años. Cuando lo haga, los astrónomos creen que se encenderá una espectacular ráfaga creadora de estrellas que proporcionará suficiente gas como para originar dos millones de soles. Las observaciones del telescopio Hubble sugieren que la nube fue propulsada desde regiones exteriores del disco galáctico, hace aproximadamente 70 millones de años.

«La galaxia esta reciclando gas a través de las nubes, la Nube Smith está siendo un ejemplo de ello y será en el futuro generadora de nuevas estrellas. Las mediciones de esta masa de gas están ayudándonos a visualizar cómo son de activos los discos de la galaxia», afirma Fox.

A través del telescopio espacial Hubble, los astrónomos han podido observar que la nube contiene azufre, un elemento que es capaz de absorver luz ultravioleta. «Midiendo el azufre, se puede conocer la riqueza en átomos de este elemento en la nube y compararlo así con el sol», explica Fox. ¿Por qué es tan importante este dato? La relevancia de este índice reside en que el azufre es un buen indicativo para calibrar cuantos elementos pesados contiene la nube.

Los astrónomos han descubierto que la Nube Smith es tan rica en azufre como el disco exterior de la Vía Láctea, una región que se sitúa a 40.000 años luz del centro de la galaxia. Esto significa que la masa gaseosa se habría enriquecido con materiales procedentes de las estrellas. Lo cual no ocurriría si fuera hidrógeno originario del exterior de la galaxia o si se compusiese de residuos de una antigua galaxia ahora vacía de estrellas. En lugar de eso, la nube parece haber sido expulsada desde el interior de la Vía Láctea y ahora esta regresando a ella.