Personas ciegas recuperan la visión gracias a la estimulación eléctrica

Esta técnica, empleada en un ensayo clínico, ha permitido restaurar parcialmente la visión a pacientes con glaucoma y con daños graves del nervio óptico, según un estudio publicado en la revista «Science».

Esta técnica, empleada en un ensayo clínico, ha permitido restaurar parcialmente la visión a pacientes con glaucoma y con daños graves del nervio óptico, según un estudio publicado en la revista «Science».

La pérdida de visión producida por el glaucoma se consideraba prácticamente irreversible. Igualmente ocurre con las pérdidas generadas por los daños graves del nervio óptico. Muchos pacientes se han visto abocados a una ceguera sin solución por culpa de estas dos enfermedades. Pero ahora, un ensayo clínico, publicado ayer en la revista científica «Science», puede demostrar que existen algunas alternativas para recuperar parte del sentido de la vista desaparecido.

Un equipo de investigadores del Instituto de Psicología Médica de la Facultad de Medicina de la Universidad Otto-von-Guericke de Magdeburgo, en Alemania, ha utilizado tecnologías de estimulación mediante corriente alterna (ACS) para devolver parcialmente la vista a pacientes parcialmente ciegos después de sólo 10 días de terapia.

Esta tecnología podría haber ayudado a la recuperación de la plasticidad neuronal en el nervio óptico de los enfermos y a resincronizar las redes neuronales relacionadas con la visión.

Según los responsables del estudio, se trata de la primera investigación con valor de ensayo clínico multicentro a gran escala que demuestra que la estimulación del nervio óptico puede ser una terapia eficiente contra este mal.

En él participaron 82 pacientes. En concreto, 33 de ellos sufrían déficits de visión producidos por glaucoma y otros 32 habían sufrido graves alteraciones en la función del nervio óptico por causa de hemorragias, inflamaciones o tumores. Otros voluntarios padecían daños diversos en el ojo.

Mejoras de hasta un 25%

Durante el ensayo, 45 personas recibieron sesiones diarias de estimulación por corriente alterna de 50 minutos cada una. La corriente alterna se aplicó mediante electrodos en la piel cerca de los ojos. Es decir, es una técnica no invasiva.

Los resultados del ensayo dirigido por el investigador Bernhard A. Sabel empezaron a evaluarse 48 horas después del final del tratamiento.

Los pacientes que recibieron estimulación por corriente alterna mostraron mejoras significativas en la percepción de los objetos en el campo visual completo. De hecho, en algunos casos la mejoría alcanzó un 25 por ciento. Posteriores pruebas demostraron también mejorías específicas en los límites externos del campo visual.

Las corrientes eléctricas se aplicaron con modelos muy avanzados de simulación informática. Durante el ensayo clínico, en ninguno de los casos se reportó ningún tipo de molestia ni de dolor durante la aplicación, aunque tras las sesiones algunos pacientes experimentaron pequeños mareos.

El grado de seguridad de la terapia fue extremo. Tras el trabajo, la actividad neuronal de los pacientes tratados se reconfiguró. Cuando el nervio óptico se daña, algunas de las redes de neuronas relacionadas con la visión cambian su reconfiguración. Este estudio parece demostrar que la estimulación eléctrica ayuda a devolver a estas neuronas a un configuración original. Eso permitirá devolver, al menos, una parte residual de la visión. Si bien es necesario que se siga trabajando en los mecanismos reales de acción de esta terapia. La pérdida irreversible de visión empieza a ser reversible por primera vez.