¿Qué beneficios supone un diagnóstico precoz?

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

l ¿Qué pruebas se hacen para detectar el alzhéimer?

–Se toma una muestra de líquido cefalorraquídeo, aunque esta prueba no se hace en todos los centros. Además, suele realizarse en gente que ya está en una fase moderada de la enfermedad, por lo que no es tan útil.

l ¿Qué novedad supone diagnosticar la enfermedad con un análisis de sangre?

–Se trataría de una prueba menos invasiva y más sencilla, comparado con el pinchazo en la espalda que se hace cuando hay que extraer líquido cefalorraquídeo.

l ¿Cómo funcionan estas pruebas?

–Lo que se hace es buscar la presencia de determinados biomarcadores, como es el descenso del Beta-amiloide o el incremento de la proteína Tau. Esto suele indicar una alta probabilidad de padecer alzhéimer.

l ¿Cuando podría implementarse este test?

–Es difícil de decir, aunque pueden pasar años. Depende también del factor económico, pues es necesario que los investigadores persuadan a los gestores de que se trata de pruebas importantes. En este sentido, los gestores podrían llegar a preguntarse de qué sirve diagnosticar el alzhéimer en fase temprana si aún no tenemos una cura.

l ¿Qué beneficios tiene un diagnóstico temprano?

–Se pueden controlar de forma más estricta los desencadenantes o atenuantes de la enfermedad: factores de riesgo vascular, ejercicio físico, estrés, dieta. Además, el paciente tiene derecho a saber que está enfermo y tomar sus propias decisiones, como pueden ser dejar de trabajar u organizar su vida de otra manera. Diagnosticar el alzhéimer con un análisis de sangre sería un avance notable, pues en muchos casos se pierden 5 o 7 años de tiempo antes de que el paciente pueda obtener un diagnóstico.