El terror de un narcotraficante

Odisea estrena este domingo una trepidante serie documental sobre la lucha antidroga en EE UU

Una fuerte patada en la puerta da comienzo a la acción. Inmediatamente, varios hombres armados hasta los dientes y pertrechados detrás de grandes escudos entran en la vivienda; en sus espaldas destacan tres grandes siglas en amarillo: DEA (Drug Enforcement Administration). Se trata de los agentes de la lucha contra el narcotráfico en Estados Unidos, uno de los cuerpos de seguridad mejor preparados y que se enfrentan a las situaciones más difíciles en la batalla contra el contrabando y el consumo de drogas en las calles. El canal Odisea, bajo su lema «en busca de lo extraordinario», ha conseguido un acceso exclusivo a una de sus divisiones mejor preparadas y emite desde este domingo a las 23:00 horas en exclusiva la serie documental «DEA».

La serie «Breaking Bad» ha vuelto a poner de moda a esta división, que se creó en 1973 y que extiende su actuación dentro de las fronteras americanas y en más de 50 países de riesgo, como Colombia y Afganistán, entre otros. La primera temporada fue filmada en Detroit (Michigan) y constó de seis capítulos que siguieron al denominado «Grupo 14». El equipo de esta segunda temporada está formado por agentes de campo, investigadores, analistas, químicos, abogados y personal de apoyo. En los nueve capítulos podremos observar cómo es su trabajo diario, desde la captura de los camellos callejeros hasta la detención de los traficantes internacionales más peligrosos y mejor organizados. La división neoyorquina de Newark (New Jersey) llamada «Grupo 5-6» será la encargada de guiar al espectador por el intrincado mundo del tráfico de drogas, que incluye la relación de los agentes especiales con sus informantes en el caso concreto de una «stripper», las reflexiones e inquietudes de los propios policías en el momento de realizar una operación sobre el terreno como interceptar un cargamento de metanfetamina de medio millón de dólares, o cómo consiguen prepararse mentalmente para una operación en la que tienen que infiltrarse y comportarse como los mismos delincuentes. También relatarán el momento crucial al que se enfrentan cuando deben derribar una puerta y exponer sus vidas al fuego enemigo.

El primer episodio, «La redada de los seis millones de dólares», narra cómo la DEA establece la vigilancia en una casa que es el centro de venta y distribución de la heroína local. El equipo se servirá de potentes armas de alta tecnología y de un sistema de vigilancia avanzado (que incluye dispositivos aéreos) para terminar con este punto negro de droga de la ciudad y su protagonista. El siguiente domingo, los agentes especiales tendrán un «Enfrentamiento con el cártel colombiano», ya que en este segundo capítulo establecerán una compra encubierta de droga con un narcotraficante de ese país que acabará en un tiroteo.