En las entrañas de TVE

Santiago Segura colabora en el espacio
Santiago Segura colabora en el espacio

La máquina del tiempo funciona a plena potencia en Televisión Española. Con la llegada del verano vuelve «Viaje al centro de la tele» esta noche a las 22:15 horas en La 1. Un peculiar recorrido que pretende mostrar la cara más fresca del archivo del ente. En la emisión de su primera temporada llegó a anotar un 12,6% de «share» y congregar a 1.851.000 espactadores. La dinámica del espacio consiste en mostrar en cada una de sus entregas –el año pasado fueron 10 y este serán 8– una temática diferente orientada a mostrarnos el fenómeno fan, los niños, las canciones número uno, parejas conocidas unidas por canciones de amor, etc., desde los años 70 hasta la actualidad. Santiago Segura será el encargado de guiarnos en el viaje prestando su voz a la narración de los capítulos, y el dibujante Forges seguirá siendo el encargado del diseño de la cabecera y del grafismo.

«El programa tiene un tridente ofensivo: la documentación necesaria para encontrar los archivos, el montaje, que es como un «Gran Hermano» de tres semanas, y el guión de los redactores, que tienen que visionar un volúmen de más de mil cintas», nos desvela el director de «Viaje al centro de la tele», Pedro Santos. Según nos cuenta, hay 15 personas trabajando en cada episodio. «Queremos un hijo tuyo» es el nombre de la primera entrega que, según cuenta su director, «es lo que le decían a Sandokan (el actor Kabir Bedi) cuando vino por primera vez a España. Es una frase que refleja un poco la mitomanía, ya que todos somos fan de algo». Los episodios, de 50 minutos de duración, son más largos que los del año pasado, ya que ahora «son para el ''prime time'' y necesita más recorrido». La inclusión de Forges era evidente, porque, como cuenta Santos, «ya hablamos con él para el año pasado. Tiene un humor muy naif e incluso llegó a darnos ideas como el grafismo de los faldones». Santiago Segura, el otro fichaje estrella, «fue nuestra primera opción. Le había escuchado doblar películas y lo hace muy bien. No sólo es el narrador, los guiones están hechos a su medida, como si estuviésemos metidos en su cabeza. Es como un Carlitos Alcántara, pero con el toque gamberro».