«Los primos» se imponen a «los aristócratas» en la final de «Pekín Express»

Los mallorquines lograron un premio de 39.000 euros

Los primos "frikies"de Mallorca lograron imponerse en una frenética final a los favoritos Blanca y Pepe, los aristócratas que se habían impuesto con claridad en las últimas etapas de concurso.

Matías y Nabil, "los primos", se impusieron contra todo pronóstico en la final de Pekín Express, el concurso de aventura que acabó ayer en La Sexta. Sus rivales, Blanca y Pepe, los amigos aristócratas, vencedores en siete etapas y lastrados en cada una de las etapas por las nominaciones de sus compañeros, parecían invencibles. De hecho, en la semifinal llegaron a sembrar la dura entre sus contrincantes de cómo lograban siempre llegar los primeros. La final llegó después de un mes de carrera y más de 5.000 kilómetros recorridos. Blanca y Pepe "eligieron"aque los primos fueran sus rivales en la final después de penalizar en dos ocasiones en la semifinal a Sonia e Ylenia, con las que habían tenido una dura rivalidad durante toda la carrera.

Así, la final se presentaba como una oportunidad para los primos para poder ganar el dinero del premio, algo que, según confesaron en varios momentos del programa, les hacía mucha falta. La final se celebró en Bombay, donde los concursantes tenían que superar una dura gymkana de 12 horas, pero en esta ocasión, sin las pesadas mochilas que los han acompañado en todo el recorrido. Para completar la prueba tenían que lograr polvos de cinco colores, aunque cada uno partía con uno. Parecía que la etapa sería como las últimas, ya que los aristócratas lograban el primer punto al ser los primeros en contar y repartir varitas de incienso. La tercera prueba fue la más complicada y decisiva. Uno de los concursantes debía guiar al otro sin saber donde estaba para encontrar los colores en un barrio de Bombay. Tras las tres pruebas, los primos lograron neutralizar la ventaja de Blanca y Pepe y el ganador sería el primero en llegar a la meta. Y ahí, Nabil, que comenzó dependiendo de las tareas comunicativas de Matías, logró ser el primero en llegar y tocar la campana de los ganadores. La tensión desbordó a Matías, que mientras esperaba no podía reprimir las lágrimas. Una tensión se se convirtió en alegría desbordada cuando vio aparecer a su primo antes que a Pepe. "Nosotros, dos tolais, dos frikies ganando este programa... Es que no lo hubiéramos pensado en la vida", dijo Matías tras imponerse en la final.

El final del concurso contentó a todos. Los primos, porque lograron 39.000 euros y los aristócratas porque pudieron disfrutar de la prueba hasta el final. como dijo Cristina Pedroche, la presentadora del concurso, en su cuenta de Twitter "Ganaron los mejores, ya os lo dije".

Matías y Nabil lograron conquistar a todos sus compañeros y a la audiencia gracias a su simpatía y desparpajo. Después de 13 etapas, fueron los concursantes que parecieron vivir con mayor intensidad cada etapa, en la que siempre les acompañó un ukekeke y sus divertidas canciones. Además, han dejado frases para la historia como "cuando ganaron el amuleto Nabil dijo "voy a comprar a mi madre 5.000 bragas"o cuando conocieron a un indio llamado Apu: "¡Hemos conocido a Apu, el de los Simpson!".