Los últimos años del reinado de Isabel en TVE

Escena de «Isabel» con Michelle Jenner y Rodolfo Sancho
Escena de «Isabel» con Michelle Jenner y Rodolfo Sancho

La reina Isabel será otra de las grandes protagonistas de la apuesta por el lunes, en este caso de Televisión Española, que comienza su tercera y última temporada a las 22:30 horas. La narración nos trae la llegada de Colón al Nuevo Mundo, la conquista de Nápoles, la cristianización de Granada y el continuo esfuerzo de los monarcas para unir Castilla y Aragón bajo una misma corona. Además de la trama, la serie estrella de TVE –junto con «Águila Roja», que se estrena el jueves- cuenta con unas 20 incorporaciones nuevas que llegan para interpretar nuevos papeles. Los actores elegidos son grandes profesionales como Eusebio Poncela y Fernando Guillén Cuervo y jóvenes promesas de la interpretación como Úrsula Corberó e Irene Escolar. Sus dos protagonistas, Michelle Jenner, que da vida a la reina Isabel, y Rodolfo Sancho, en el papel del rey Fernando el Católico, estuvieron el FesTVal de Vitoria desvelando las claves de la nueva entrega. «Es la temporada en la que peor lo pasa mi personaje», asegura Jenner, ya que debe librar varias batallas con y por sus hijos, y, además, «seguir conquistando reinos». En su nuevo doble papel de madre y reina, Isabel tendrá que «elegir algo que va en contra de sus sentimientos, pero que sabe qué es lo que tiene que hacer como soberana». En esta época tan oscura, que se presenta ayudada por el vestuario y el maquillaje, «Isabel se va empequeñeciendo», matiza Jenner. Mientras que Fernando «no cambia mucho con la llegada de los hijos, ella se vuelve más vulnerable», adelanta Sancho –que ya está preparando su nueva aventura televisiva, llamada «El ministerio del tiempo»–. Para el actor, que ha tenido que estudiar «casi más que en las dos anteriores temporadas», lo más sorprendente de la etapa de madurez de los monarcas es que, en su caso, «está más acentuado el aspecto maquiavélico del personaje histórico, que no tendrá reparo en mandar matar a alguien». En la última secuencia, ambos aseguraron sentir cierta desazón al terminarse un proyecto de tantos años. La ficción intentará repetir la cifra de tres millones de espectadores que consiguió en la anterior temporada.