Menudos protagonistas

«Jugando con las estrellas», «El árbol de los deseos» y «La Voz Kids», que tienen como reclamo a menores, concentran sus emisiones el fin de semana, lo que puede provocar la saturación de la audiencia.

Edu Soto con los chavales de una escuela en «El árbol de los deseos»
Edu Soto con los chavales de una escuela en «El árbol de los deseos»

«Jugando con las estrellas», «El árbol de los deseos» y «La Voz Kids», que tienen como reclamo a menores, concentran sus emisiones el fin de semana, lo que puede provocar la saturación de la audiencia.

El fin de semana es para los pequeños. No sólo porque son los días en los que más consumen televisión, también porque se han convertido en los protagonistas del «prime time» de dos cadenas: Telecinco y La 1. El viernes pasado arrancó «La Voz Kids» en el canal de Mediaset y el sábado le tomó el relevo la pública con «Jugando con las estrellas» y «El árbol de los deseos». Sus índices de audiencia fueron dispares, claramente favorables el «talent», mientras que la cadena de RTVE salió mal parada, ya que el programa presentado por Jaime Cantizano logró un pobre 9,9 por ciento de «share» y, a continuación, el espacio conducido por Edu Soto se quedó en un magro 8,5 de cuota.

La ley de los audímetros

Algunos sopesan si su retransmisión, en apenas 48 horas, no puede provocar una saturación en la audiencia. «Hay que esperar, aunque puede ocurrir. Eso lo decidirán los audímetros. Pero se tiene que hilar muy fino. En las generalistas faltan contenidos de estas características y se debe que tener en cuenta que, ante tantos canales, la audiencia está muy fragmentada. Los datos de las propuestas de La 1 no son buenos, pero también hay que darles tiempo, ya que llevan una semana de emisión», afirma Juan Menor, profesor de Ciencias de la Comunicación y Sociología en la Universidad Rey Juan Carlos.

Para Menor, este tipo de formatos resultan bastante atractivos para las productoras porque «atraen a los niños y también lo ven sus padres. Enganchan a la familia en su conjunto. Suelen ser muy entretenidos y generan empatía entre los espectadores». Sin embargo, a los pequeños también les llama la atención otros protagonizados por adultos como «Tu cara no me suena» y su continuación natural, «Tu cara no me suena todavía», que emite Antena 3 los viernes. En él, sus responsables les han hecho un guiño al proponer imitaciones de personajes de dibujos animados. «Es lógico porque los protagonistas se transforman físicamente, lo que interpretan como una caricatura, y genera mucho humor», apunta Blanco.

El ex Defensor del Menor de Madrid, Javier Urra, no les pone un pero, aunque subraya que «no me gusta los formatos en los que los niños hacen de adultos». También aprecia otro problema: «Su participación les hace mayores antes de tiempo y, además, se convierten en famosos, y en ocasiones no lo asimilan. Esto último es fruto de la sociedad, en la que lo importante es ser popular, no revelarse como un referente para otras personas».

Urra cuenta como desde la Fiscalía de Menores se realiza un seguimiento minucioso de los programas protagonizados por niños con el fin de que se respete su dignidad, intimidad y derecho al honor. «No se puede imaginar la cantidad de proyectos que nunca vieron la luz por estas causas», afirma. Sobre la idoneidad de que se emitan en horario «prime time» – «La Voz Kids» empieza a las 22.00 horas y su duración estimada es hasta la 01:00 mientras que «Jugando con las estrellas» y «El árbol de los deseos» se emiten desde las 22:05 hasta las 00: 20–, tanto Urra como Menor creen que aunque puede ser excesivo, «también hay que tener en cuenta que se programan en jornadas no lectivas, por lo que no afecta a su rendimiento escolar».