Orgullo de ser español

Gasol sirve de gancho para la nueva campaña navideña de Campofrío que se estrena hoy

«Uno puede irse, pero no hacerse». Esas seis palabras no son sólo una frase pronunciada por Chus Lampreave; es toda una declaración de intenciones que, además de recoger la esencia del anuncio de Navidad de Campofrío de este año, también atesoran un sentimiento de pertenencia a los valores de España. McCann Ericksson y la marca de alimentación lo han vuelto a hacer: tocar la fibra sensible de los espectadores. Difícilmente se puede reivindicar el sentimiento patrio de forma tan certera durante un spot de dos minutos y medio. Y eso que el inicio del anuncio lanza un anzuelo, que se puede considerar provocativo –«hazte extranjero»– para, a medida que avanza el metraje, cambiar de registro y ofrecer una sucesión de motivos para insunflarnos de orgullo. «Es cierto que viendo algunas aristas de la realidad dan ganas de borrarse, como dice Lampreave, de independizarse –dice Mónica Moro directora creativa de McCann Erickson que ha hecho la campaña–, pero de dónde somos, dónde estamos, lo que hemos comido, nuestra forma de divertirnos, de relacionarnos... todo forma parte de nuestro ADN y queríamos mostrar lo que une a la mayoría, sin sesgos ideológicos, se sea de dónde se sea: Castedefells, Calatayud o Castellón».

Mensaje de ánimo

Para ello han vuelto a contar con la complicidad de un ramillete de personajes populares como intérpretes como Chus Lampreave, Gabino Diego, Verónica Forqué, Enrique San Francisco; humoristas que van desde Chiquito de la Calzada a las Hermanas Hurtado pasando por Leo Harlem; los periodistas Javier Sardá y Juan Ramón Lucas, el chef Martín Berasategui, Rosario Flores, Manuel Carrasco y El Langui... «Me consta que muchos de ellos no aceptan participar en publicidad así como así, tal y como me lo confirmó Rosario, pero se unieron a este proyecto porque querían ligarse a este mensaje de ánimo», explica Moro. «Lanzamos la idea de hacerte extranjero para, finalmente, darle la vuelta: no puedo porque soy como soy», apunta la directora del anuncio, Icíar Bollaín, que actualmente vive en Escocia, donde residen un montón de compatriotas y no ocultan, es más tienen a flor de piel del orgullo de ser español.

«Después de dos campañas muy notorias queríamos sorprender con un anuncio no tan predecible pero que siguiese siendo optimista», apunta Moro. Recogieron así el guante que les lanzó Campofrío, «aunque hay muchas cosas que nos animan a veces a romper con todo, nada puede quitarnos nuestra forma de disfrutar la vida», asegura la directora de Marketing de la compañía, Juana Manso.

No es habitual que en las campañas de publicidad se revalorice lo que tenemos en común, de sacar pecho con humildad, eso sí. Hay excepciones y casi siempre están relacionadas con las competiciones deportivas. Ahí las marcas –de bebidas, compañías de telefonía, entidades bancarias, de prendas deportivas– echan el resto. Durante los torneos, sea el Mundial de Fútbol o los Juegos Olímpicos, se empiezan a suceder las banderas españolas, los cánticos...

En esta campaña, que ha tenido un recorrido previo en las redes sociales, el gancho fue Pau Gasol, que anunció en Twitter que le habían ofrecido hacerse estadounidense; Nadal le replicó y así empezó lo que ya es una realidad que ayer ya se convirtió en «trending topic» nacional.