«Scorpion», los superdotados protegen Estados Unidos

Paramount Channel estrena mañana a las 22:30 horas en exclusiva y en abierto esta serie centrada en un grupo de genios encargados de proteger a la sociedad de amenazas tecnológicas

En la imagen Walter O`Brien, hacker en quien está basada la producción
En la imagen Walter O`Brien, hacker en quien está basada la producción

Paramount Channel estrena mañana a las 22:30 horas en exclusiva y en abierto esta serie centrada en un grupo de genios encargados de proteger a la sociedad de amenazas tecnológicas

En Callan, una pequeña localidad del sur de Irlanda, la vida pasa entre inabarcables y verdes campos en los que pasta el ganado. Sus habitantes llevan una existencia monótona, sin grandes sobresaltos, hasta que tres helicópteros de las fuerzas de seguridad aterrizan en el jardín de los O’Brien. Cargados con sus rifles, los soldados asaltan la casa familiar, suben al primer piso e irrumpen en la habitación de Walter, buscado por el Gobierno de los Estados Unidos por hackear los ordenadores de la NASA. En la habitación, Walter les espera con un bolígrafo y un papel y mientras le apuntan pide un acuerdo de inmunidad y una dispensa de extradición.

Tras el «flashback» inicial, la acción se traslada a la época actual, en la que Walter O’Brien ronda la treintena y demuestra serias dificultades para las relaciones sociales. El espectador no tardará en descubrir que el protagonista ya no tiene relación alguna con el Gobierno, y sobrevive con un trabajo precario en el que no aprovecha en su totalidad sus enormes capacidades intelectuales. Con él colaboran otras tres mentes brillantes, Sylvester Dodd, Happy Quinn y Toby Curtis.

- Aviones sin control

A pesar de que llevan una existencia discreta subsistiendo a base de engaños, una mañana se presentan en el garaje, que hace las funciones de oficina unos agentes del gobierno. Entre ellos se encuentra Cabe Gallo, el hombre que años atrás fue a Irlanda a buscar al pequeño Walter. El reencuentro no es precisamente feliz, pero la emergencia que le ha llevado hasta allí aplaza para otro momento la conversación pendiente entre Walter y el agente Gallo. Y es que un virus informático ha atacado varios aeropuertos de la costa oeste y más de medio centenar de aviones sobrevuelan el cielo californiano a la espera de órdenes que les permitan aterrizar. De no hacerlo pronto algunos podrían quedarse sin combustible y terminarían estrellándose.

Las experiencias previas de Walter con el Gobierno norteamericano impiden que desee colaborar con la apremiante causa. Son sus compañeros los que se esfuerzan por hacerle ver la magnitud de la tragedia si deciden no colaborar. Un cheque de cincuenta mil dólares por cabeza y la posibilidad de que su falta de proyectos les devuelva a la senda de la ilegalidad hacen que Walter deje a un lado sus reticencias y acepte la difícil misión. Un encargo que les pondrá en el camino de la guapa Paige Dineen, con la que vivirán una aventura que cambiará sus vidas para siempre.

El éxito del trabajo del grupo Scorpion, que adopta el nombre que el gobierno le dio a Walter cuando hackeó la NASA, depende en todo momento de la compenetración y el entendimiento de sus integrantes. Algo que no será fácil, ya que su genialidad les ha granjeado, a lo largo de los años, grandes enemistades y, como Walter, no son muy hábiles a la hora de relacionarse con los demás.

- Un grupo singular

El precoz pirata informático, que siempre tiene un momento para visitar a su hermana, destaca por sus habilidades tecnológicas e informáticas, su memoria visual y profundo conocimiento de las más diversas materias. Sin embargo, no alcanza el nivel de manejo matemático de Sylvester Dodd, más conocido como la calculadora humana. Un joven hipersensible e inseguro cuyos miedos serán puestos a prueba a lo largo de toda la serie.

Mientras que para dar vida a Walter, el protagonista principal, el elegido ha sido Elyes Gabel («Interestellar», «Guerra Mundial Z»), encarnando al segundo encontramos a Ari Stidman («Glee», «Mike&Molly»). Junto a ellos estará permanentemente el descarado Toby Curtis, un experto en psicología conductista. Una curiosa especialidad a la que trata de sacar provecho en cada momento de su vida, a pesar de que únicamente le acarree problemas. Para interpretar a este curioso personaje el elegido ha sido Eddie Kaye Thomas, al que hemos podido ver en «Buscarse la vida en América».

El toque femenino del grupo lo ponen dos mujeres bien distintas. Por un lado está Happy Quinn, un prodigio de la ingeniería mecánica cuyo nombre no le hace justicia, al que da vida Jadyn Wong («Being Erica»). Por otro, la luchadora Paige Dineen, una joven madre soltera que casualmente se convertirá en el enlace del grupo Scorpion en sus relaciones con la sociedad. La actriz Katharine McPhee, a la que hemos podido ver recientemente en «Smash» será la encargada de interpretar a esta madre que tiene una relación personal muy estrecha con el mundo de los superdotados. Aunque ella lo desconoce hasta que Walter y compañía llegan a su vida.

Todos ellos terminarán embarcados en una trepidante aventura en la que, juntos, deberán enfrentarse a graves problemas en plantas nucleares, atentados terroristas, trepidantes persecuciones de convictos fugados, topos en la CIA y complicados rescates. Unas misiones que se trasladan a la pantalla con los ingredientes propios de los procedimentales policíacos, cargados de acción y efectismo. Menos destacables son las interpretaciones del elenco de actores, una carencia que desluce ligeramente el producto, pero que no estropea el resultado final de lo que la serie es y quiere ser. Una producción de acción en la que prima EL espectaculo, ya sea por lo atrevido de sus propuestas creativas o por las confección de las escenas más impactantes. Unas secuencias en las que, por otra parte, y por el bien de la coherencia narrativa, sería deseable no encontrar permanentemente a los protagonistas, que son superdotados pero no superhéroes.

Quien mejor lo sabe es el propio Walter O’Brien, que participa en la serie como productor ejecutivo. Tras fundar su propia compañía, Scorpion, este hombre de negocios irlandés que apenas pasa de los 40 años lleva un par de décadas trabajando para el gobierno de los Estados Unidos como servicio de seguridad internacional. Una labor que le llevó, entre otras ocupaciones, a colaborar en la detención de los terroristas de la maratón de Boston. Una vida espectacular, pero alejada de la trepidante acción que rodea al personaje interpretado por Elyes Gabel. Porque «Scorpion» se ha permitido unas licencias narrativas que abrillantan la forma, pero terminan empañando el fondo de la historia.

Paramount Channel estrena la ficción en exclusiva mañana a las 22:30 horas.