«The good wife»: basado en casos reales

«The good wife»

A pesar de que la premisa inicial de la mayoría de las producciones televisivas es la ficción, siempre resulta interesante que los creadores se preocupen por introducir referencias o historias reales que hagan más cercana y creíble la trama. Si, tal y como contábamos aquí mismo ayer, en «Mad Men» podemos descubrir cómo los hechos históricos ocurridos en los 60 afectaron a los personajes, otra producción actual trata de llevar a sus guiones hechos reales. Se trata de «The Good Wife», la creación del matrimonio compuesto por Michelle y Robert King centrada en Alicia Florrick y su trabajo en el bufete de abogados de Chicago, Lockhart & Gardner. Y a lo largo de sus cinco temporadas son varios los casos que la producción ha adaptado a su trama.

–El escándalo de Eliot Spitzer. Cuando comenzó, en 2009, no resultó muy complicado para los espectadores norteamericanos identificar las similitudes de la historia inicial de «The Good Wife» con el escándalo de prostitución en el que se vio envuelto el político demócrata Eliot Spitzer unos meses antes. Los creadores de la serie reconocieron la inspiración e incluso el discurso de Peter Florrick en la ficción es similar al que pronunció el político ante la Prensa.

–Las viñetas de Mahoma. En septiembre de 2012 la revista satírica francesa «Charlie Hebdo» publicó unas caricaturas de Mahoma, casi un año después de haber sufrido un atentado por sus comentarios sobre el islamismo. En el decimonoveno episodio de la primera temporada de la serie se reproduce una situación similar y se reflexiona sobre la libertad de prensa y de expresión.

–El escándalo de Al Gore. Aunque unos meses después de la emisión del quinto episodio de la segunda temporada muchos se acordaron de la ficción cuando saltó a las portadas en escándalo de Strauss-Kahn, el episodio en realidad estaba basado en un hecho similar protagonizado por el famoso político y Premio Nobel de la Paz Al Gore. En el capítulo una masajista acude al bufete en el que trabaja Alicia afirmando haber sido víctima de acoso sexual, y señalando como culpable a Joe Kent, una personalidad respetada en Estados Unidos y también premiado con el Nobel.

–Bitcoin para Dummies. Éste es el título del decimotercer episodio de la tercera temporada de la serie, en el que un joven llamado Sr. Stack acude al bufete acompañado de dos agentes federales que le solicitan que desvele la identidad del inventor del Bitcoin. La famosa moneda virtual, y el misterio sobre el nombre de su creador fue noticia casi un año después de la emisión del capítulo, en abril de 2013.

–El peligro de las bebidas energéticas. En el decimocuarto episodio de la cuarta entrega, las fuerzas del bufete se dividen en un ensayo de juicio, y mientras Will y Diane deben defender a una empresa de bebidas energéticas, Alicia y Cary representan a los demandantes, la familia de una joven que falleció tras beber uno de estos refrescos. En verano de 2012 se dieron a conocer los informes de cinco personas fallecidas tras ingerir este tipo de bebidas, entre los que se encontraba el caso de una adolescente de 14 años.

–La ejecución inhumana de Clayton Lockett. La falta de medicamentos con los que conformar el cóctel letal con el que acabar con la vida de los presos es un tema habitual en la actualidad norteamericana, y en el regreso de la quinta temporada los King pusieron rostro a este drama. A través de la historia del condenado a muerte Eddie Fornum, un hombre con problemas de circulación que dificultan la colocación de las agujas, la serie pone sobre la mesa la compleja situación que viven los presos, sus abogados y las propias instituciones. Meses después de la emisión, fue noticia la ejecución de Clayton Lockett, un preso que falleció 43 minutos después de que le fuese suministrada la inyección.