Contra reloj y sin plazos en una situación «inédita»

Trabajos en la zona del rescate
Trabajos en la zona del rescate

Tras hablar de tantas estimaciones acerca de las horas que serían necesarias para cada paso en las labores de rescate, la Delegación del Gobierno decidió a última hora de ayer dejar de hablar de plazos, aunque recordaron que ya estamos mas cerca del final. El último imprevisto fueron unas «discontinuidades» en la piedra del túnel vertical, que impedían el paso de los tubos a los 42 metros. «En otras condiciones, hay métodos para comprobar eso antes del encamisado, pero vamos contra reloj», explicó un ingeniero que participa en las tareas. A las 2:30 horas comenzó el encamisado y a las 6:15 horas se toparon con este problema. A lo largo del día estuvieron «limando» con golpes de una excavadora (con los dientes hacia fuera para no dañar el túnel) para dejar vía libre al tubo por el que bajará la capsula. Una vez realizado este «penúltimo» paso, llegarán los mineros a picar a mano los últimos cuatro metros. Ya han estado hablando con los geólogos malagueños para ver qué tipo de dureza se van a encontrar (filitas y cuarcitas, según uno de ellos) y llevar el equipo adecuado. Trabajarán de rodillas o tumbados y con equipos de respiración. No es un trabajo para claustrofóbicos y ellos están ya «deseando» ponerse a ello. Quizás esta noche lo hayan logrado, si no hay más contratiempos.