Degüella a su mujer por celos y hiere en el cuello a su hijo mayor

Óscar Lozano ha reconocido ser el autor del asesinato de su pareja, en Benicàssim que, harta de los celos, estaba a punto de comenzar un proceso de divorcio.

Una foto familiar en la que se ve al detenido Óscar Lozano, con su pareja y sus hijos
Una foto familiar en la que se ve al detenido Óscar Lozano, con su pareja y sus hijos

Óscar Lozano ha reconocido ser el autor del asesinato de su pareja, en Benicàssim que, harta de los celos, estaba a punto de comenzar un proceso de divorcio.

La foto de un grafiti con el lema «Amar es respetar» era la imagen de portada que tenía en Facebook la última víctima de la violencia de género. Una imagen que miraba cada vez que abría su cuenta y que también veía su asesino, quien ayer no dudó en acabar con ella armado con un cuchillo de cocina.

Los hechos sucedieron en Benicàssim (Castellón). Eran las 7:55 de la mañana cuando el 112 recibía una llamada alertando de que instantes previos se había cometido un brutal asesinato en el hogar: un hombre había matado a su pareja y había agredido a sus dos hijos. Nada más llegar la patrulla de la Guardia Civil a la vivienda, el detenido, Óscar Lozano (aunque está por confirmar, todo apunta a que fue él quien llamó al 112), reconocía ser el autor de los macabros hechos. Había asesinado a su pareja y herido a sus hijos.

Hasta el lugar se movilizaron también efectivos de la Policía Local y de Generalitat, así como dos unidades del SAMUR y un SPV (Soporte Vital Básico) con un médico del centro de salud cercano. Pero ya nada se podía hacer por la mujer, K. S., que yacía muerta en el interior de la vivienda situada en la Calle Ilustración, número 11 de Benicàssim (Castellón).

El detenido, de 40 años, que trabaja en un camping, había degollado a su pareja, de 43, con un cuchillo de cocina de 10 centímetros.

Sus dos hijos, de sólo 10 y 13 años, trataron de evitar que su padre matara a su madre, añadieron las citadas fuentes. Pero a pesar de ponerse entre ambos no consiguieron frenarlo. De hecho, recibieron diversas cuchilladas por las que tuvieron que ser trasladados al Hospital General Universitario de Castellón.

El niño de 13 presentaba varias heridas hechas con el arma blanca en el cuello, las de la niña, que hoy cumple 11 años, no revestían gravedad. «Los dos son conscientes de que su padre ha matado a su madre. Ninguno ha preguntado por su padre», tal y como informaron a este periódico fuentes próximas a la investigación.

El motivo de este nuevo caso de violencia de género fueron los celos. Y es que, según añadieron las citadas fuentes, «aunque no constan denuncias previas ni órdenes de alejamiento, la fallecida ya no podía más con los celos» de Óscar, que se espera que mañana pase a disposición judicial. De hecho, ya le había avisado de que «iba a iniciar un proceso de divorcio si no cambiaba». «La hermana de la víctima se olía algo, sabía que su hermana tenía problemas con su pareja, ya que era muy celoso», precisaron las mismas fuentes.

Algo que dejó caer, aunque de soslayo, el delegado del Gobierno de la Comunidad Valenciana, Juan Carlos Moragues, después del minuto de silencio. Moragues, tras lamentar este último caso de «terrorismo machista», hizo un llamamiento a toda la sociedad y recordó que «el silencio nos hace cómplices y ante cualquier atisbo de violencia debemos denunciar; y a las víctimas hay que recordarles que no están solas, que en el momento que llamen al 016 se activa todo un protocolo».

A la espera de que concluya la investigación, la Generalitat ha decretado la «retención hospitalaria de los menores en interés de los niños». Y es que se encuentran en este momento tratando de superar un doble duelo: quedarse huérfanos y que su padre sea un asesino. Esta situación de retención hospitalaria continuará hasta que los médicos den permiso a la Guardia Civil para que pueda entrevistarlos y preguntarles con quién quieren quedarse, si con la familia de su madre o con la de él. Una reunión en la que contarán también con el apoyo de psicólogos del centro de la mujer.

Óscar Lozano y su pareja, K. S., no estaban casados, pero llevaban juntos al menos 14 años, ya que los dos hijos son de la pareja.

K. S. nació en Budapest y vino a vivir a Benicàssim, donde trabajaba en una residencia de ancianos, ya que era auxiliar de enfermería. A tenor de su perfil de Facebook, K. S. era una mujer deportista. En la imagen más reciente se la ve corriendo la carrera de la mujer. También le gustaba caminar por la montaña. Pero sus fotos de portada son las que más llaman la atención. En enero de este año había subido la imagen citada sobre que «Amar es respetar», que sustituía una en la que se ve a una mujer con grandes alas, como apunto de despegar. El resto son imágenes de sus pequeños y de ella con su asesino.

En el perfil de Óscar Lozano, se le ve cortando jamón, con una foto de una tarta en la que se puede leer «¡Felicidades papá!» sin más detalles. A tenor de los comentarios, ambas familias parecen llevarse bien, se felicitan en diferentes idiomas, por ejemplo.

A lo largo del día de hoy habrá concentraciones silenciosas ante el Ayuntamiento de la localidad y ante Las Cortes Valencianas, mientras que instituciones como el Gobierno valenciano y la Delegación del Gobierno en la Comunidad ya se concentraron ayer para mostrar su repulsa. El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha instado a «eliminar para siempre» de la sociedad el «machismo terrorista», ha expresado el «dolor, tristeza e indignación» del Gobierno valenciano por este suceso y ha reivindicado que la lucha contra esta violencia «debe ser compartida por toda la sociedad». Moragues ha hecho hincapié en que hay que «concienciar y sensibilizar» sobre las prácticas machistas, porque «se empieza con una bofetada y se acaba con un homicidio». El PSOE ha pedido que «trabaje de una vez» contra esta lacra, que en lo que va de año se ha cobrado la vida de al menos 26 mujeres en España (las mismas que en este mismo periodo de 2015, aunque faltan por sumar los casos en investigación). De ellas, cuatro fallecieron en la Comunidad Valenciana (el 15,4%). Respecto a los pequeños, 16 menores han quedado huérfanos en lo que va de año.