Ebriorexia: más casos entre menores ante la «operación bikini»

El número de jóvenes que sustituyen comida por alcohol crece en dos meses

El número de jóvenes que sustituyen comida por alcohol crece en dos meses

Sólo tiene 13 años y ya ha tenido que ingresar en Urgencias por «una intoxicación etílica grave» en un hospital de Murcia tras beberse media botella de ron en su casa, según confirmó ayer la Consejería de Sanidad de la Región. La menor fue atendida por facultativos del 061 en su casa, quienes la trasladaron al centro sanitario mas próximo, mientras se celebraba la conocida fiesta del Entierro de la Sardina. Ayer recibió el alta y regresó a su domicilio. Lamentáblemente no es el primer caso y recuerda a lo ocurrido en San Martín de Valdeiglesias (Madrid) hace sólo unos meses cuando una niña de 12 años falleció tras beber gran cantidad de vodka y ron en un botellón. Y es que las estadísticas lo dicen todo: la edad de inicio en el consumo de alcohol se sitúa entre los 13 y los 14 años. Y es que, a pesar de las campañas de concienciación, la cifra no baja.

Sólo hay que mirar el dato de prevalencia de consumo que hace referencia a «alguna vez en la vida» de 1994 que se coloca en el 84,1%, frente al 78,9% de 2014, de acuerdo con el último informe Estudes, elaborado por el Plan Nacional Sobre Drogas (PNSD). Y a la moda que se ha instalado desde hace unos años del «binge drinking» o consumo por atracón –la media de menores que se emborracha de esta forma es de más de un 30%– se suman otras nuevas. Como la ebriorexia. «En los últimos dos meses se han detectado más casos, que podrían estar relacionados con la ‘‘operación bikini’’ y que se percibe, sobre todo entre chicas adolescentes, aunque cada vez hay más chicos», afirma a LA RAZÓN Francisco Pascual, presidente de Socidrogalcohol y coordinador de la Unidad de Conductas Adictivas de Alcoy (Alicante).

¿Cómo se pueden detectar este tipo de actitudes? De acuerdo con Pascual, «el menor suele estar constantemente achispado y no come nada sólido. Siempre se excusa en que ha ido a tomar algo antes. Es cierto que este tipo de problemas se dan en mayor medida en las zonas urbanas». Sustituyen la comida por la bebida. Perciben el alcohol como una opción para adelgazar y en estas fechas en las que los anuncios de dietas proliferan, también aumentan los casos relacionados con este tipo de trastorno alimentario y muy peligroso para la salud.

Al margen de estas «modas», el problema del consumo de alcohol en menores «sigue siendo un problema educacional», apunta Pascual. «Los primeros inicios en el consumo de alcohol siguen surgiendo dentro del entorno familiar y más en estas fechas, en las que se multiplican las fiestas en pueblos y ciudades». Es por todo ello que en la Comisión que se ha creado en Congreso y Senado para abordar el problema y llegar, por consenso, a una ley del alcohol en menores –es el tercer intento– ya están participando diferentes ponentes para proponer medidas concretas que terminen con esta «estabilidad» de las cifras y consigan reducirse.

Uno de los primeros en pasar por esta Comisión ha sido Juan Carlos Melero, psicólogo experto en drogodependencias. Él apuesta por incorporar en «su itinerario educativo propuestas preventivas basadas en las evidencias, para encontrar por sí mismos las respuestas que buscan en el alcohol» e insiste en la necesidad de incorporar a los padres, «para darles competencias educativas adecuadas». En este sentido, Pascual también reniega de una de las propuestas del anterior borrador: la multa a los progenitores. «No soy muy partidario de medidas punitivas contra los padres, pero en casos muy graves como podría ser el de Murcia, donde la menor consumió el alcohol en su misma casa, sí que se podría imponer una medida de carácter administrativo como por ejemplo, que padres e hijo trabajaran de telefonistas durante un tiempo en una entidad de ayuda a personas con problemas de adicción».

Éstas son sólo algunas propuestas que se están escuchando en Congreso y Senado, pero hasta dentro de unos meses no se redactará un borrador, aunque el Ministerio ya baraja algunas propuestas.