Educación añadirá «apto» o «aprobado» a la calificación de la ESO de los alumnos que no lleguen al 5

Educación añadirá el término «apto» o «aprobado» como coletilla a la calificación de final de la ESO a los alumnos que no lleguen al cinco. Las organizaciones educativas discrepan sobre si se debe dar el título con dos suspensos

Educación añadirá el término «apto» o «aprobado» como coletilla a la calificación de final de la ESO a los alumnos que no lleguen al cinco. Las organizaciones educativas discrepan sobre si se debe dar el título con dos suspensos

Apto, superado, aprobado. Una de estas palabras, o bien otra sinónima, figurará a partir de este curso como coletilla anexa a la calificación obtenida en el título de la ESO, expresada en una escala de uno a diez. Así nos podremos encontrar: Apto: 4,8, o bien Apto: 7, por ejemplo, dependiendo de la media obtenida por el alumno.

En ambos casos se considera que los alumnos han superado la Enseñanza Secundaria Obligatoria. Y es que el estudiante con dos asignaturas suspensas, que no sean Lengua y Matemáticas, puede obtener el título de la ESO y pasar a Bachillerato aunque no lleguen al 5.

El asunto clave del debate que se generó ayer en la reunión del Consejo Escolar del Estado no estaba precisamente en si un alumno podía pasar de etapa y salir con su título debajo del brazo a los 16 años con un cero en inglés y otro cero en Matemáticas. El cambio que se propuso al Ministerio fue una cuestión técnica. Más de forma y menos de fondo. Y es que, hasta ahora, estaba previsto que en el título sólo figurase la nota media «expresada en una escala de 1 a 10 con dos decimales, redondeada a la centésima», tal y como figura en el borrador de decreto que regula las condiciones para la obtención de los títulos de ESO y Bachillerato, que es lo que analizó ayer en el órgano consultivo. Lo que el Consejo Escolar quería era «prevenir la posible confusión que podría provocar el hecho de que, al constar únicamente la nota media en el título, se pudiera llegar a pensar que si la calificación final quedaba por debajo de 5 el alumno no lo había obtenido el título, pese a reunir los requisitos –que pueda tener dos suspensos», dijo ayer el presidente del Consejo Escolar del Estado, Ángel de Miguel Casas.

La propuesta fue aprobada por la Comisión Permanente del Consejo Escolar del Estado y ayer un portavoz del Ministerio de Educación aseguró que el Ministerio se ha comprometido a estudiar qué «coletilla» añadiría a la calificación final para evitar que si uno ve en un expediente un 4,8 de media de la ESO, o que no llegue al 5, pueda pensar que el alumno no ha superado esta etapa. Algunos fueron muy críticos con la medida, como el sindicato de profesores ANPE, quien criticó que otorgar el apto con menos de 5 «es una forma de tranquilizar las conciencias o encubrir el fracaso», dijo con ironía su presidente, Nicolás Fenández Guisado. Por eso ayer llevó al centro del debate su desacuerdo sobre la posibilidad de que un alumno pueda obtener el título de la ESO con dos suspensos. Presentó una enmienda en contra de esta posibilidad que no recibió suficientes apoyos. En aras del pacto educativo «hemos quitado el valor académico de las reválidas y hemos vuelto a la antigua normativa LOE y nos encontramos con que seguimos manteniendo que un alumno pueda conseguir el título de la ESO y objetar a dos a Matemáticas o Inglés», dijo.

La Lomce exigía que el alumno, al menos tuviera un 5 de media. Sin embargo, la decisión –vigente desde diciembre pasado– de dejar sin efecto académico las reválidas ha llevado a Educación necesariamente a una vuelta al sistema que se venía aplicando, que no es otra cosa que lo que regulaba la antigua LOE socialista en lo que a este punto concierne mientras se alcanza el pacto nacional por la educación.

En contra de la medida también se mostró el sindicato CSIF, pero ayer se abstuvo en la enmienda planteada por ANPE. «Es necesario aprobar todas las materias como requisito indispensable para obtener la titulación de la ESO, debemos avanzar en la elaboración de una nueva ley orgánica estable, con criterios profesionales y lógicos, es decir, que se superen todas las materias de los docentes que imparten clase», dijo ayer el sindicato de la Administración pública.

La Federación de Religiosos de Enseñanza (FERE) se mostró partidaria ayer de no dar el título con dos materias suspensas, pero «no es un drama que pueda hacerse, porque esto viene ocurriendo en España desde que Logse. Lo que está ocurriendo supone dar un paso atrás respecto a lo que había conseguido la última reforma educativa. Entre los favorables a que las cosas en este apartado sigan como están se encuentran sindicatos como CC OO, UGT o asociaciones de padres como la Ceapa, cuyo presidente, José Luis Pazos, aseguraba ayer que «no se trataba de adjudicar éxitos o fracasos al alumno, sino de evitar confusión».

La medida ha sido bien vista por algunas administraciones educativas, como la andaluza. Su consejera, Adelaida de la Calle, cree que lograr el título de la ESO con dos suspensos «aumenta las posibilidades y las oportunidades» de los estudiantes.

El uno por ciento suspende dos materias

Uno de los argumentos que ayer esgrimía el portavoz de la asociación de padres CEAPA es que «el porcentaje de alumnos que no llega al aprobado es mínimo, no llega al uno por ciento», dijo su presidente, José Luis Pazos. «En la peor de las situaciones, un alumno con un expediente de solo 5 en todas las materias y un 1 en dos materias, de un total de 48 materias, puede lograr una media de 4,8, que está muy cerca del aprobado».

Qué hay que saber de la LOMCE

1. Las comunidades autónomas se preparan para realizar las reválidas que están previstas en la Lomce al concluir cada etapa educativa pero tendrán solamente carácter muestral. No es obligatorio que la evaluación la realicen todos los centros pero sí una muestra «sufiencientemente amplia».

2. El título de la ESO se podrá conseguir con menos de un 5 de nota media y dos asignaturas suspensas siempre y cuando las dos no superadas no sean Matemáticas y Lengua, y en el caso de las comunidades autónomas con lengua propia, la materia de lengua cooficial.

3. El nuevo examen de acceso a la universidad (EvAU), que sustituye a la PAU, se realizará en toda España antes del 10 de junio. Más de 30.000 alumnos repetidores que estudiaron con el plan antiguo podrán acceder a estudiar un título con la nota media de las calificaciones obtenidas en el Bachillerato.

4. Los alumnos que se examinarán en la EvAU sólo lo harán de las materias troncales de segundo curso. De esta manera, no entrarán los contenidos de Literatura Universal, que se estudia en 1º de Bachillerato. Lo mismo ocurre con la asignatua de Matemáticas aplicadas a las Ciencias Sociales.

5. Una subcomisión del Congreso se encarga de poner las bases de un Pacto de Estado Social y Político y de una Ley Básica de Educación. Dispone de un plazo de seis meses para elaborar un informe de diagnóstico y conclusiones sobre el sistema educativo que sirva para un amplio acuerdo parlamentario.