El Supremo avala la reválida de 6º de Primaria

Deniega a Castilla-La Mancha la suspensión cautelar de la prueba

Deniega a Castilla-La Mancha la suspensión cautelar de la prueba

Quieran o no, todas las comunidades autónomas tendrán que realizar la evaluación de 6º de Primaria antes de que acabe el actual curso escolar (en torno al 21 de junio en la mayoría de las comunidades autónomas) si no quieren que el Ministerio de Educación acuda a los tribunales por el incumplimiento de una norma básica y obligatoria para todo el territorio español.

Castilla-La Mancha ha sido una de las que acudieron al Tribunal Supremo para intentar frenar la implantación de esa reválida. Y ha sido la primera en recibir como respuesta una tajante negativa por parte de la Sala de lo Contencioso-Adminstrativo del Supremo. La representación de la Junta presidida por el socialista Emiliano García-Page solicitó al tribunal que le concediera la suspensión cautelar, hasta que se resolviese el recurso de fondo, para, de esa forma, no tener que celebrar la citada prueba académica. El argumento esgrimido en su petición era que la citada norma «perjudica seriamente los intereses» de Castilla-La Mancha.

Sin embargo, el Supremo rechaza de plano esa pretensión por dos motivos fundamentales. En primer lugar, porque Castilla-La Mancha «no señala, ni por supuesto, tampoco justifica», los «específicos perjuicios que pudieran derivarse de aplicación» del real decreto impugnado, en el que se contempla la citada reválida; y, en segundo lugar, porque tampoco se identifican «las circunstancias que determinan la frustración o la pérdida de la finalidad del recurso que se pudiera ocasionar por la vigencia de la norma».

En el auto de la Sala, del que ha sido ponente la magistrada María del Pilar Teso, se destaca que la petición de la Junta se limita a realizar una «invocación apodíctica sobre los efectos derivados de la vigencia» del real decreto cuestionado, limitándose a señalar que «perjudica seríamente sus intereses», pero, le reprocha el Tribunal Supremo, «sin explicar qué datos avalan esa escueta conclusión».

Por ello, esa invocación de «perjuicio genérico» de lo que supondría aplicar la citada norma estatal se encuentra «ayuna de justificación, al no ir seguida de ninguna explicación sobre la identificación del perjuicio, su naturaleza y alcance». Todos esos argumentos son los que lleva al Supremo a rechazar de plano la petición de la Junta Castilla-La Mancha y, por tanto, no podrá «boicotear» la prueba que deben realizar los alumnos al finalizar sexto de Primaria.

El Ministerio ya ha amonestado a Cataluña, Andalucía, Aragón, Cantabria, Comunidad Valenciana, Extremadura y Baleares por no hacer la evaluación de Primaria.