El 58,3% no cree que España sea un país racista

El 52,9% de los españoles considera que la inmigración de los últimos 20 años nos ha beneficiado como sociedad

El 52,9% de los españoles considera que la inmigración de los últimos 20 años nos ha beneficiado como sociedad.

Una cosa es cierta: nadie se considera racista. O al menos de entrada, abiertamente, como carta de presentación social... En este sentido, la encuesta de NC Report para LA RAZÓN es fiel reflejo de esa realidad. A eso cabe sumar el buen concepto, la autoestima como personas o país que –en general– se suele tener. Por eso no es sorprendente que un 58,3% de los encuestados considere que «no es racista ni xenófobo». Una proporción que se eleva hasta el 60,4% entre los mayores de 55 años. Curiosamente, esa confianza baja casi diez puntos entre los más jóvenes. Sin embargo, son precisamente estos mismos jóvenes donde anida con más firmeza la creencia de que la inmigración nos ha beneficiado como sociedad (63,2%). Con todo, la realidad es obcecada. Entre lo que se contesta –en este asunto concreto– y cómo se reacciona existen grandes variaciones. Según el balance de criminalidad de 2015 presentado por el Ministerio del Interior, se registraron un total de 1.324 delitos de odio, es decir, casi cuatro casos al día, lo que supone un aumento del 13% respecto a 2014. El racismo y la xenofobia, así como la discriminación por razones ideológicas, encabezan la lista. El racismo y la xenofobia son dentro de los denominados delitos de odio los más comunes en España con un total de 506 incidentes. Pocos si los comparamos con otros países de nuestro entorno. Le siguen 308 delitos por motivos de ideología, 224 por cuestiones de discapacidad y 168 por razón de orientación o identidad sexual. La tolerancia española es proverbial y supera, en muchos casos, la de algunos de sus socios dentro de la Unión Europea.