Actualidad

El día que la CIA probó los poderes de Uri Geller

Documentos desclasificados de la Agencia Central de Inteligencia americana muestran cómo el famoso mentalista acudió a las instalaciones de California para someterse a diversas pruebas sobre sus capacidades paranormales

Documentos desclasificados de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) americana muestran cómo el famoso mentalista acudió a las instalaciones de California para someterse a diversas pruebas sobre sus capacidades paranormales.

Publicidad

Como no sólo de doblar cucharas vive el hombre, documentos desclasificados esta semana de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) americana muestran cómo el famoso mentalista acudió a las instalaciones de California para someterse a diversas pruebas sobre sus capacidades paranormales. «El objetivo de estos experimentos es verificar si la aparente percepción paranormal de Geller bajo condiciones controladas hacia una comprensión de las variables físicas y psicológicas subyacen a su capacidad aparente. Así, bajo el nombre de Proyecto Stargate, la CIA pretendía aplicar la percepción extrasensorial para fines estratégicos. Entre el 4 y el 11 de agosto de 1973, Geller fue colocado en una habitación blindada eléctrica y acústicamente, con dos puertas cerradas con llave, y se le pidió que replicara los dibujos aleatorios que los agentes realizaban en salas contiguas, e incluso, en la otra punta de Estados Unidos. De palabras escogidas al azar de un diccionario surgió, por ejemplo, el dibujo de un petardo, que consiguió reproducir: «Su respuesta casi inmediata fue que vio ‘‘un cilindro con un ruido que sale de él’’», reza el informe. De la siguiente palabra al azar, «montón», elaboraron el dibujo de un racimo de uvas. En la sala blindada Geller intuyó «círculos de color púrpura» e inmediatamente dibujó un racimo, y lo curioso es que, según el informe desclasificado, «tanto la imagen original como la del mentalista tenían 24 uvas». Y aunque no acertó en todas las ocasiones, los agentes apuntaron en su informe: «Queda demostrada su habilidad paranormal de manera inequívoca y convincente». Ayer, el propio Geller se hacía eco en las redes sociales de los documentos de la CIA y apuntaba que lo que el público podía ver era sólo «la punta del iceberg» de lo que durante años le habían pedido la CIA, el Mossad y otros servicios de Inteligencia. Actualmente vive en Israel y se dedica a dar conferencias y a seguir doblando cucharas, como en diciembre hizo para Alexis Tsipras.