Pete Lau, fundador de OnePlus, el hombre que reta a Huawei

«En los próximos cinco años habrá un cambio dramático en los móviles» asegura, en una entrevista en exclusiva a LA RAZÓN, Pete Lau, director y co-fundador de OnePlus. La clave de su éxito: escuchar, de verdad, a los usuarios.

«En los próximos cinco años habrá un cambio dramático en los móviles» asegura, en una entrevista en exclusiva a LA RAZÓN, Pete Lau, director y co-fundador de OnePlus. La clave de su éxito: escuchar, de verdad, a los usuarios.

La historia es conocida: alto cargo de una empresa la abandona para crear la suya propia y termina teniendo mucho más éxito. Pero ésta en particular tiene una vuelta de tuerca. A finales de 2013, el ex vicepresidente de Oppo, Pete Lau, se hizo a un lado y fundó, junto a Carl Pei, OnePlus. Su objetivo: diseñar un teléfono que equilibrara una alta calidad en materiales y prestaciones, con un precio más que competitivo. El concepto, sorprendente en un sector en el que prima el «cuanto más mejor», era crear un máximo de dos modelos al año. Lau estaba (y está) convencido de que los usuarios no se conforman con dispositivos de menor calidad, de ahí el lema de OnePlus: «Never Settle» (nunca conformarse).

Así, mientras Xiaomi lanza productos por decenas, Huawei al menos seis modelos al año, Honor otros tantos y Oppo más de lo mismo, OnePlus se mantiene en su estrategia desde hace más de un lustro: dos y nada más que dos. Pero hay algo más. La criatura de Lau y Pei es probablemente la única empresa en el sector en la que los usuarios tienen un papel clave. «Los usuarios no solo son dueños de nuestros teléfonos, también ayudan a configurarlos», asegura Lau en una entrevista en exclusiva en la India, donde son líderes del sector.

«Nunca –prosigue– seremos diferentes por el simple hecho de ser diferentes. Todo lo que se haga debe mejorar la experiencia real del usuario en el día a día. La comunidad está en nuestro ADN. Es un compromiso serio, de lo contrario solo parecería una estrategia de marketing. Todos los años convocamos a cientos de usuarios en diferentes países y evaluamos, cara a cara, sus propuestas y ellos evalúan las nuestras. Nos sugieren mejoras y lo hacen directamente a los responsables de implementarlas. La mayoría de las actualizaciones se realizan con ellos. Por ejemplo, pensamos que ciertas animaciones les gustarían, pero los usuarios nos dijeron que no aportaban nada nuevo y las quitamos. Lo más crítico es mantener el foco en un producto muy bueno. Necesitamos tiempo para que esto ocurra, pero tenemos paciencia. Hace unos años nadie podía entender que entráramos en India con un solo producto y con un precio alto para el mercado local. Hoy nos envidian».

Y con razón. En 2012, según un estudio de Counterpoint Reseacrh, la India tenía una población de 1.237 millones de habitantes y 35 millones de usuarios de «smartphones». En 2018, la población aumentó un 10%, y los dueños de «smartphones» pasaron a ser 420 millones; es decir, se multiplicaron por 12. Esos seis años fueron suficientes para que OnePlus pasara de no existir a ocupar el primer puesto en ventas (con un 42% del mercado), en dispositivos de más de 600 euros, por encima de Apple (menos del 10%) y Samsung (un 25%).

Esta visión de mercado convierte a Lau en un interlocutor más que interesante para preguntarle por los móviles del futuro. Este ingeniero no cumple con el imaginario popular del CEO de una firma que logró vender, en 22 días, más de un millón de móviles (el modelo 6T) solo en EE UU: no le acompaña un séquito de personas, la entrevista no está dirigida por nadie más que por un traductor y sus respuestas son extensas y meditadas.

«Con la transición a los chips de 5G llegará una complejidad a un nivel muy diferente. Actualmente, la tecnología precisa de dos módulos, el microchip y un módem para mantener esta conectividad, pero la idea es que esa complejidad, con el tiempo, desaparezca. La densidad de los transistores, su número, se incrementará de acuerdo a los requerimientos de la tecnología. Es difícil mirar cinco años hacia adelante, pero sí habrá un cambio notable y dramático en los próximos años, en tecnología, en 5G y en el impacto que éste tendrá en nuestro entorno. De hecho, no impactará tanto en un dispositivo, como el móvil, sino en todos los dispositivos, que serán mucho más potentes».

Cuando le pedimos que sea un poco más concreto, se inclina en el sillón y lanza un discurso largo y pausado. El traductor toma notas frenético. «Los avances en IA han sido tremendos en los últimos años y será algo que influirá mucho. En 10 años la combinación de 5G, IA y archivos en la nube será lo que configure los dispositivos. Habrá tres fases en este cambio. Hasta 2022 la implementación de 5G propiciará el incremento de la velocidad y los archivos en la nube, ya no habrá tanta diferencia entre muchos dispositivos, porque tener la parte de memoria en nube y tenerla en el móvil será lo mismo. En la segunda fase, de 2023 a 2025-2030, la transición será mayor entre IA y la nube, y el 5G será aún mayor. Habrá más dispositivos y todos aprenderán de nuestras costumbres. Aquí llegará una personalización de los dispositivos y anticiparán nuestros deseos. Los móviles no precisarán de una memoria física tan grande y se podrá jugar más con el espacio libre. En la tercera fase, la tecnología 5G ya será global, habrá más sensores en todas partes, y la tecnología móvil será muy personalizable y se podrá controlar desde cualquier lugar. El 5G permitirá que parezca que todo está almacenado en el móvil y la enorme habilidad de aprender de los móviles, gracias a la IA, los convertirá en una herramienta que estará por encima de las comunicaciones».

En 2018 OnePlus se convirtió en una de las primeras cinco marcas en EE UU. Qualcomm, responsable del diseño de los microchips Snapdragon, los eligió como socio único en la presentación de su último microchip. Un apoyo notable de una compañía estadounidense a una china. Pero el mercado europeo, aún se le resiste. Lau conserva la calma:«En Europa es diferente porque ya había un mercado establecido, pero el 5G puede cambiar eso».

Respecto a los móviles plegables, Lau no apuesta mucho por ellos, al menos hoy. Considera que es una tecnología de futuro y con potencial, pero actualmente es inmadura y su uso no es el óptimo. «No hemos hecho planes para un teléfono plegable, porque con la tecnología actual no vemos que podamos darle a los usuarios un valor añadido. Las curvas y los lomos de los plegables aún distan bastante de ser las ideales».

Lau, es decir OnePlus, tiene las cosas muy claras. Sus teléfonos, en particular el último, el 6T, tiene uno de los mejores procesadores del mercado, su carga rápida está en el podio de las más veloces del sector, su «software» está muy trabajado y la cámara funciona por encima de sus rivales... Precisamente eso le preguntamos antes de despedirnos... ¿cuál es su competencia? Para esto Lau no precisa traductor. «Nuestra competencia es OnePlus. Nos enfoquemos más en lo que debemos mejorar nosotros», concluye.