El padre de Julen: “Sé que tenemos la ayuda de un ángel”

«No vamos a decaer, me impulsa el seguir aquí y el saber que voy a ver a mi hijo con vida, esta es mi fortaleza», asegura

El padre de Julen habla con los medios
El padre de Julen habla con los medios

El padre de Julen agradece el trabajo de los efectivos que estás trabajando en las labores de salvamento de su hijo y asegura que “ahora veo un poco de luz”.

A punto de cumplirse 72 horas desde que el pequeño Julen cayó a un pozo en Totalán, Málaga, su padre, José Roselló, habla la prensa para agradecer el trabajo de los más de 100 efectivos que están trabajando en las labores de salvamento del menor de dos años y medio. “Quiero dar las gracias a todos, si anteriormente me he quejado de algo no es por el trabajo de los equipos de rescate sino de la falta de medios. Ahora ya veo un poco de luz porque veo que la labor de rescate avanza”, declaró el padre del niño que acaba de comparecer a los pies de la colina malagueña donde está atrapado Julen y lo hizo acompañado por Juan José Cortés, el padre de Mari Luz, la niña de cinco años que fue asesinada en 2008. “Mi mujer esta rota, los dos estamos muertos en vida, el tiempo se nos hace eterno, pero sé que tenemos la ayuda de un ángel (en relación a su otro hijo, Oliver, que falleció de muerte súbita a los tres años en 2017) que lo va a salvar”, dijo el progenitor.

También aprovechó para destacar el apoyo y la ayuda que están recibiendo de los psicólogos ante una situación tan trágica. “No vamos a decaer, me impulsa el seguir aquí y el saber que voy a ver a mi hijo con vida, esta es mi fortaleza”. En relación a los restos de cabello del menor encontrados en el orificio y que confirman que el menor está atrapado a más de 100 metros bajo tierra aseguró que “no ha sido una sorpresa para mí, siempre he sabido que estaba atrapado en el fondo”. “Ningún padre puede imaginar por lo que estoy pasando”. El menor cayó en el pozo el domingo a las dos de la tarde mientras la familia organizaba una paella en el monte de Totalán, donde su prima tiene una finca. En un momento, Julen salió corriendo y cayó al fondo. Nadie pudo agarrarle. Ahora, bomberos y expertos mineros trabajan en la construcción de dos pozos, uno vertical y otro horizontal, para acceder al lugar donde está el pequeño atrapado. Se espera que en un máximo de 48 horas se ponga fin a esta terrible angustia.