El (segundo) peor día para C.

La defensa de la víctima asegura que «la joven está decepcionada. Vamos a recomendarle que recurra pero es una decisión personal».

La defensa de la víctima asegura que «la joven está decepcionada. Vamos a recomendarle que recurra pero es una decisión personal».

Ayer fue sin duda uno de los días más complicados para C. Desde que con sólo 18 años denunció que había sido víctima de una violación grupal en la madrugada del 6 al 7 de julio en los Sanfermines, la joven madrileña se ha visto en el centro del «huracán informativo». Y todo ello con el temor de que se revele su identidad, el temor a no ser creída, etc. A pesar de contar con el apoyo de gran parte de la sociedad, C. ya sufrió que se publicaran fotogramas de lo ocurrido en el portal número 5 de la calle Paulino Caballero. Además, también fue seguida por unos detectives privados contratados por la defensa, poniendo en duda su comportamiento. El informe no fue finalmente admitido, ya que como alegaron las acusaciones sólo quería hacer una vida normal para que su entorno no supiera que ella era la víctima de la violación de los Sanfermines. Unas prácticas que generaron gran controversia, dado que lo que aquí se juzgó no fue el comportamiento de la joven en su día a día. ¿O es que si hubiera sido un robo también se hubiera analizado el comportamiento de la víctima meses después del suceso? De ahí el malestar de su entorno. El abogado de la acusación particular, Miguel Ángel Morán, manifestó a Ep su desazón con el fallo. No esperaba una condena por abuso en vez de por agresión sexual. «Estoy decepcionado, recurriremos la sentencia», afirmó el letrado tras lo cual pidió tiempo para leerse el fallo antes de hacer más manifestaciones. Ahora bien, eso ya no depende de ellos, sino de la decisión de la joven. Carlos Bacaicoa, el letrado principal de la víctima, explicó ayer a LA RAZÓN que «está decepcionada. En principio nuestra idea es recurrir. Vamos a hablar con la chica por si ella quiere o no seguir adelante por tratarse de un tema tan personal. Jurídicamente hay motivos para recurrir, vamos a recomendarle que lo haga porque si no se puede malinterpretar. Ahora bien depende de lo que ella decida».