El terrible maltrato a perros, gatos y monos en un laboratorio alemán

Los animales son maltratados, amarrados en aparatos casi de tortura y encerrados moribundos en celdas manchadas con su propia sangre

EL VÍDEO CONTIENE IMÁGENES QUE PUEDEN DAÑAR LA SENSIBILIDAD DEL ESPECTADOR

La asociación protectora de animales Cruelty Free International ha denunciado la brutal situación a la que están sometidos perros, gatos, monos y conejos en el laboratorio de Farmacología y Toxicología (LPT) en Alemania.

La asociación protectora de animales Cruelty Free International ha denunciado la brutal situación a la que están sometidos perros, gatos, monos y conejos en el laboratorio de Farmacología y Toxicología (LPT) en Alemania, en el que son amarrados cruelmente en una especie de garrote vil, encerrados moribundos en jaulas manchadas con su propia sangre y manipulados con una fuerza desgarradora para lograr controlarlos y someterlos a los experimentos con fármacos.

La asociación ha logrado grabar un vídeo con imágenes que pueden dañar la sensibilidad de los espectadores, en el que queda claro que se incumplen todas las normativas europeas y alemanas de experimentación con animales.

LPT es un laboratorio de una empresa familiar en el que se realizan pruebas de toxicidad para compañías farmacéuticas, industriales y agroquímicas de todo el mundo con el fin de que sus productos cumplan con los requisitos de los gobiernos y de las autoridades reguladoras. Las pruebas que allí se realizan implican envenenar a los animales para ver qué cantidad de una sustancia química o droga se necesita para causar un daño grave, en un intento de medir la dosis "segura"para los humanos. A los animales se les inyecta o se les hace comer o inhalar cantidades crecientes de una sustancia para medir los efectos tóxicos que pueden ser graves y cuyos efectos secundarios son vómitos, hemorragias internas, dificultad respiratoria, fiebre, pérdida de peso, letargo, problemas de la piel e incluso la muerte. cuando sufren estos efectos de los fármacos, no se les proporciona ni anestésicos ni fármacos que alivien el dolor.

"Nuestra investigación ha descubierto un terrible sufrimiento animal, una atención inadecuada, malas prácticas e infracciones de las leyes europeas y alemanas", indica Cruelty Fre Internationan en su página web.

"Debido a que cada especie de animal a menudo reacciona de manera diferente a la misma sustancia y la reacción en los seres humanos puede ser totalmente diferente, creemos que las pruebas también son poco confiables para elaborar medicamentos seguros y efectivos para los humanos", añaden.

Los resultados de esta investigación muestran sin lugar a dudas que el tratamiento que se le da a los animales es profundamente inhumano. Michelle Thew, directora ejecutiva de Cruelty Free International declaró que “nuestra investigación ha descubierto un terrible sufrimiento animal, una atención inadecuada, malas prácticas e infracciones de las leyes europeas y alemanas. Hacemos un llamamiento para que se cierre el Laboratorio de Farmacología y Toxicología (LPT ). También solicitamos una revisión exhaustiva del uso de animales en las pruebas de toxicidad en Europa, incluido el Reino Unido. Cada investigación, sin falta, muestra una historia similar de miseria y de desprecio de la ley".

"Cada año, los animales de toda Europa son envenenados deliberadamente en pruebas de toxicidad regulatorias que pueden causarles un sufrimiento terrible. La evidencia de nuestra investigación ha levantado la tapa del secreto que continúa rodeando el uso de animales en estas pruebas crueles y anticuadas. El metraje gráfico (los beagles dejaron sangrando y muriendo y los monos muy angustiados y maltratados) ilustra cuán terrible es su sufrimiento”, concluyó.