Encuentran pelo de Julen en el pozo

Las tareas de búsqueda se centran en romper el tapón de arena

Los equipos de rescate han localizado pelo de Julen en el pozo de Totalán
Los equipos de rescate han localizado pelo de Julen en el pozo de Totalán

Los servicios de rescate han encontrado pelo del pequeño Julen en el pozo de Totalán

El delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, confirmó a primera hora de la mañana que se había hallado pelo en el pozo y que las pruebas de ADN confirman que pertenecen al niño de dos años. "Se encontró un poco de pelo en el túnel y las pruebas que se realizaron por parte de la Guardia Civil certifican que es del niño. Nos da una cierta certeza de que el niño está ahí, en ese pozo", explicaba Gómez de Celis en la Cadena Ser.

También el director de la Guardia Civil, Félix Azón, reveló en un desayuno informativo en Madrid que equipos de rescate han encontrado restos biológicos donde se busca al niño. "La Guardia Civil acaba de comunicar a la familia que existen restos biológicos y que hay una altísima probabilidad que coincidan y que sean del niño", aseguró Azón, aunque no ha querido confirmar que sea pelo. Esto nos lleva a retomar la estrategia de succionar el pozo para tratar de alcanzar el lugar donde pensamos que se encuentra el niño". Y mantenemos todavía pendientes el resto de las opciones que, en función de cómo se desarrollen, se reactivarán también", subrayaba el director de la Guardia Civil.

Los hechos se produjeron el pasado domingo, cuando la familia de Julen acudió a pasar un día de campo con unos familiares a Totalán. En un descuido de los padres, el pequeño de 2 años que jugaba con su primo cayó accidentalmente en un pozo de unos 110 metros de profundidad y 25 de diámetro. Eran las 14:00 horas. En ese momento, comenzó el desesperado rescate. Al lugar de los hechos se desplazó un centenar de personas, entre ellos ingenieros e investigadores, para buscar una solución a tan complicada tarea. En primer lugar, introdujeron una cámara, que encontró una bolsa de chucherías que Julen llevaba en la mano y un vaso de plástico. A unos 80 metros, había un tapón de arena. El pasado lunes comenzaron a extraer arena, pero sólo lograron perforar 30 centímetros sin romper el tapón.

En paralelo, se buscaron otras opciones. Hacer un pozo paralelo, que requeriría asegurar con un tubo el pozo en el que está Julen para que no caiga más arena; hacer un pozo a unos 80 metros para intentar acceder en horizontal a la zona en la que está el pequeño, debido a que el pozo está en una zona más alta. La tercera, es realizar una excavación a cielo abierto. Los equipos de salvamento tienen previsto hacer las tres cosas en paralelo pero y habían empezado a realizar la perforación para acceder de manera lateral y otra de forma oblícua. Los equipos de rescate comenzaron ayer a abrir un túnel lateral y horizontal de entre 50 y 80 metros, aprovechando la pendiente de la montaña, para intentar llegar adonde se supone que se encuentra el pequeño, ha informado la subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez.

Los trabajos arrancaron a las siete de la mañana del pasado martes, después de que los equipos de rescate llevaran horas succionando la tierra bajo la que podría encontrarse el niño de dos años, y dado que las máquinas empleadas han encontrado una masa compacta que no se puede extraer, a unos 73 metros de profundidad.

Por otra parte, ocho miembros de la Brigada Central de Salvamento Minero de Hunosa se han desplazaron en un avión fletado por el Ejército hasta Málaga para participar en las labores de rescate. De forma paralela, el Gobierno ha pedido la colaboración de un grupo de mineros asturianos, que se han desplazado a la zona para colaborar en las tareas de rescate. Además, el alcalde de Totalán también logró logrado que una empresa sueca, que colaboró en el rescate de los mineros chilenos, en un rescate en unas condiciones nunca vistas hasta ahora.

Para los padres ha sido una auténtica pesadilla. Además de la incertidumbre por saber en qué estado estaba su hijo, han sido muy sido críticos con las acciones que se han llevado a cabo porque, en su opinión, han tardado mucho en comenzar a perforar. La abuela del pequeño y madre de Victoria (Vicky). Destrozada y entre lágrimas aseguró ayer a LA RAZÓN que «esto es una vergüenza, mi Julen está entaponado y nadie hace nada. La Guardia Civil dice que esperemos, pero llevamos así desde el domingo. Estamos muriendo en vida», dice Remedios entre gritos de angustia e impotencia. Según cuenta, José y Vicky, los padres del pequeño, no se han movido de Totalán. «Están durmiendo desde el domingo en el coche, no han venido por casa desde entonces», asevera. Según relata otro familiar, la prima de José, que también estaba con ellos cuando Julen cayó al agujero, «está destrozada. Fue la primera que se percató de lo que le había ocurrido al niño y fue corriendo, no pudo hacer nada. Está encerrada en casa», dicen. «Es una lástima, una familia tan buena y con tantas desgracias. La muerte de su hijo mayor les volvió locos, así que ahora imagínate cómo están. Esta incertidumbre es inaguantable. Sólo un milagro puede salvarlo. Tan pequeño y sin tomar ni un sorbito de agua... Ojalá esté todavía con vida como le ocurrió a la niña esa de Estados Unidos», rezaba Cándida antes de conocer el trágico final, en referencia a Jessica McClure, que aguantó sepultada durante 58 horas cuando tenía 18 años.

Como recuerda Candida, no es la primera vez que una tragedia golpea a esta familia malagueña. Un hermano de Julen murió en el año 2017 con tan solo tres años. Según los vecinos de la familia, el pequeño Oliver falleció de un infarto mientras caminaba por la playa cuando Julen apenas tenía tres meses.