¿Está hoy irritable? Échele la culpa al viento

Un total de 15 provincias están en alerta por fuertes ventiscas. Las de carga positiva influyen negativamente en la salud y el estado de ánimo

Un total de 15 provincias están en alerta por fuertes ventiscas. Mañana el aviso se extenderá a casi toda la Península.

Si usted esta semana está más irritable de lo normal échele la culpa al viento. Tras "Gabriel", un nuevo temporal ha llegado a la Penínula. La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) tiene activada la alerta en 15 provincias por fuertes ventiscas. En el Levante, La Rioja, Aragón y la parte noroeste de Castilla y León la alerta es amarilla y mañana se espera que se extienda a casi toda la Península, siendo Galicia la comunidad más afectada con alerta naranja (riesgo importante).

Con esa información ya tiene la excusa perfecta para disculpar su mal humor. Ocurre que las actuales rachas de viento, frías y húmedas, contienen iones positivos, que son los que influyen negativamente en la salud de las personas. "Primero hay que tener en cuenta que los cambios de tiempos nos afectan y más cuando son rápidos. En el caso del viento, depende de su carga", afirma el psicólogo sanitario José Elías. "Si es negativa tiene una acción revitalizante para la salud, mantiene a las personas activas y en alerta. Por el contrario, la carga positiva hace q la gente este hiperexcitable, sufra jaquecas insomnio y problemas fisiológicos, asmáticos y cardíacos".

Ahora el viento, explica este psicólogo, "va con iones negativos, porque son húmedos y fríos". Además, como son fuertes, afectan incluso a nivel fisiólogico, dificultando la respiración y acentuando los dolores reumáticos".

El meteorólogo Juan Carlos Molina es uno de los grandes expertos en el asunto. En un amplio artículo explicó los efectos del viento en la salud mental. "Sabemos que el cuerpo humano se comporta como una máquina bioeléctrica polarizada y que es sensible a toda la actividad electromagnética de su entorno. Los estudios realizados a partir de principios del siglo XX demuestran que cuando el aire tiene una carga excesiva de iones positivos, adquiere efectos perturbadores que afectan a la salud y al estado anímico de las personas".

El Foehn es uno de los fenómenos meteorológicos más interesantes de estudio por su relación con las patologías mentales. Este fenómeno aparece cuando una masa de aire húmeda y fría choca con una cordillera, produciendo precipitaciones en la ladera de barlovento. Posteriormente, cuando esta masa desciende por las laderas de sotavento,se convierte en una masa de aire seco y comprimido, produciendo una fuerte evaporación y disipación de las nubes. Este viento recalentado y deshidratado, desciende hacia el fondo de los valles provocando una elevación brusca de la temperatura de más de 1 O grados en pocas horas y de 15 a 25 grados en dos o más días.

Numeros investigadores han estudiado sus efectos y se ha demostrado que el efecto Foehn agrava trastornos psicológicos, como la de ansiedad e inquietud, síndrome de agitación psicomotriz, irritabilidad, jaquecas, disminución de la atención, excitación nerviosa y muy especialmente el aumento de la agresividad. El fenómeno es de tal importancia, que en algunos países como Suiza, el efecto Foehn se considera atenuante por la legislación penal en el caso de la comisión de determinados delitos.

En España el efecto Foehn se produce, sobre todo, al Sur del Sistema Central, en la Mancha. Pero también hay otros tipos de vientos peninsulares muy molestos, como la tramontana en Cataluña, el Cierzo en Aragón, la Galerna en Cantabria y el Levante en la zona Mediterránea.