Actualidad

Estos son los ocho mineros que tratan de sacar a Julen del pozo

Los integrantes de la Brigada de Salvamento Minero de Asturias luchan para rescatar al niño

Los integrantes de la Brigada de Salvamento Minero de Asturias luchan para rescatar al niño

Publicidad

El agónico rescate de Julen parece estar llegando a su trayecto final. Tras haber construido un pozo paralelo de 70 metros, es el turno de la Brigada de Salvamento Minero de Asturias: los ocho mineros llevarán a cabo la parte más dificultosa y exigente de la extracción, esa que obliga a excavar a mano el último tramo hacia el niño. ¿Quiénes son los ocho profesionales que sacarán al niño de donde está?

Sergio Tuñón es el ingeniero jefe de la operación. Es el que orquesta la operación y dirige la brigada desde el año 2012. A pesar de su corta trayectoria, ya trazó el plan de rescate del minero fallecido en Degaña en 2015 y el del espelólogo en Vizcaya en 2017. Su segundo, el ingeniero técnico, es Antonio Ortega, uno de los más bisoños (se incorporó hace tan solo un año), y es hijo de un actuario de la Dirección General de Minas.

Los seis restantes figuran como especialistas; Lázaro Alves Gutiérrez tiene una deuda con el sector minero, ya que su padre, Eduardo Augusto Alves, falleció en el accidente del Nicolasa en el año 1995; Maudilio Suárez lleva diez años en la Brigada, y entre sus operaciones figura la del espeleólogo vasco José Gambino, atrapado en la torca de Arañaga en junio de 2017; Jesús Fernández Prado es, también, de los más veteranos, pues cuenta con más de diez años de experiencia y es yerno del dirigente del SOMA Armando Fernández Natal, más conocido como "Mandi"; José Antonio Huerta, sin embargo, es de las últimas incorporaciones: hasta 2009 trabajaó para la empresa Coto Minero Jove, para luego pasar a formar parte de la Brigada; y Rubén García Ares y Adrián Villaroel completan el cupo, siendo, también, de los más jóvenes de todos.

Sumando la experiencia de todos alcanzan el siglo. La Brigada llegó a Málaga el pasado día 15 de enero a través de un avión militar facilitado por el Ministerio de Defensa, tan solo dos días después de que Julen cayera al pozo.

Publicidad