Hacia una sociedad cien por cien inclusiva

La Razón
La RazónLa Razón

l ¿Qué novedades aporta el texto refundido que ha aprobado el Gobierno?

–Lo más importante es que a pesar de ser un texto refundido hemos conseguido ir un paso más allá porque siempre se ha conservado el espíritu de adaptar el decreto lo más posible al cambio de percepción que se ha dado en discapacidad. Asimismo, también se ha buscado adaptarlo a la Convención de Naciones Unidas de 2006. El mayor inconveniente es que un texto refundido pone límites aunque, conforme al Tribunal Constitucional, podíamos se incorporar aspectos novedosos en aquellos artículos en los que se dieran lagunas. Gracias a ello hemos podido incluir el derecho a decidir e impulsar la autonomía personal. En el derecho a la educación inclusiva, también se valoran acuerdos de colaboración con centros ordinarias.

l ¿Cómo ha cambiado la percepción de las personas con discapacidad en las últimas décadas?

–En 2011, tres años después de que se incorporara la Convención de la ONU, una nueva norma obligaba al Gobierno español a fundir las tres normativas que se habían elaborado en nuestro país hasta el momento. Era un mandato que permitía al Ejecutivo realizarlo sin tener que pasar por el trámite parlamentario. Y es cierto que la sociedad ha cambiado, pero lo hace muy poco a poco. Por ejemplo, aún hoy no se puede decir que exista la educación inclusiva al cien por cien; también se recoge el derecho a la no discriminación, pero no existe una situación en la que no se dé. Además, el régimen de infracciones no se aplica en las comunidades autónomas porque no están tipificadas. Todavía queda mucho por hacer.

l Una vez aprobada esta ley, ¿cuáles son los siguientes pasos que se deben dar?

–Establecer un calendario de reformas para alcanzar la accesibilidad en todos los puntos de nuestra geografía. Se dan retrasos importantes en la accesibilidad de bienes y servicios de atención al público y el borrador en el que se estaba trabajando para terminar con este problema no se ha llegado a publicar. Se trata de adaptar nuestro entorno a las personas con discapacidad y no sólo están las barreras físicas, también existen choques culturales y de actitud.