Huir de Irma

Búnqueres, automóviles, hoteles... miles de ciudadanos de Florida buscan cobijo. La embestida del huracán deja huellas dramáticas, pero también de esperanza

Búnqueres, automóviles, hoteles... miles de ciudadanos de Florida buscan cobijo. La embestida del huracán deja huellas dramáticas, pero también de esperanza.

Cuando sólo queda el coche para vivir

Holly Doney vive en el parque de caravanas de Covered Wagon en el sur de la costa oeste de Florida. Es un refugio para aquellos con pocos ingresos, que no pueden permitirse vivir en otra parte. Irma les ha obligado a desalojar sin mirar a atrás. «Normalmente no me asustan los huracanes, pero éste no es como nada que haya visto», cuenta a «Tampa Bay Times» mientras carga su coche con las posesiones que puede meter. Tomó la decisión de marcharse dos horas antes. «Pensé en enganchar la caravana y llevármela, pero no hay manera». Está en malas condiciones y no aguantará la fuerza del huracán. «La vida es más importante».

Un español pide evacuar a su nieto de 2 meses

Tras tres días sin tener noticias suyas, ayer «logré hablar con mi hija», explica a LA RAZÓN José Antonio Novoa, padre de Tamara, una española que vive en San Martín, junto a su marido Olivier y su hijo Liam. Aunque por el momento tienen víveres, el temor de José Antonio es que «la gente va a empezar a asesinarse por el agua». No entiende por qué «en la parte francesa de la isla están evacuando a familias con hijos menores de seis años y en la parte holandesa no. Mi nieto tiene sólo dos meses». Por eso, pide a «las autoridades españolas que se coordinen con las holandesas».

Nayiri Storm, el primer bebé del huracán

«¡Bienvenida al mundo Nayiri Storm!». La policía local de Miami-Dade anunció el sábado en las redes sociales la llegada del primer bebé nacido en el seno de Irma. Su madre vive en los Cayos, una de las zonas más afectadas ayer en Florida. Se trasladó de urgencia a Miami tras recibir la alerta de que el huracán se dirigía hacia allí. A pocos días de la fecha prevista para el parto, logró huir y fue atendida en el Hospital baptista de Miami. Nayiri Storm, tormenta en inglés, nació el sábado y está sana y salva junto a su madre en un hotel al que fueron trasladadas.

El fotógrafo doblemente golpeado

Brad Whitworth se hacía eco ayer por la mañana del paso de Irma en Tavernier, justo al sur de Key Largo (Florida). Los vídeos en su cuenta de Instagram mostraban como los tejados eran arrancados por el impacto de los vientos del huracán bajo el «hastag»: Madre naturaleza. Cerca de las 7:00 horas (en España las 13:00), enseñaba al mundo lo que podía ver desde el balcón de su casa, un amanecer rodeado por los escombros. No era la primera vez. Este hombre ya sufrió las consecuencias devastadoras hace dos semanas de Harvey, el huracán que hace apenas unos días azotaba al país. Su casa en Houston fue destruida por el fuerte impacto de este primer ciclón tropical. Con un mensaje de calma, decía no haber conseguido conciliar el sueño desde la pasada noche del viernes. «Todos a salvo por ahora. Seguiré informando», contó a sus seguidores vía Instagram.