La DGT caza en una semana a 2.500 conductores que dieron positivo en alcohol y drogas

Cerca de 2.500 conductores (2.379) han dado positivo en los 203.441 controles de alcoholemia que la Dirección General de Tráfico (DGT) ha realizado durante la campaña de controles puesta en marcha el 9 de diciembre y que concluyó el pasado lunes. De los 2.379 conductores denunciados durante la semana de campaña, 2.111 han sido detectados en controles preventivos, 134 en controles tras cometer una infracción, otros 106 tras haber sufrido o causado un accidente y 28 por síntomas evidentes de ingesta de alcohol.

Asimismo, a 2.024 conductores se les ha abierto expediente sancionador por vía administrativa, mientras que a los 355 restantes se les han instruido diligencias para su posterior traslado a la autoridad judicial por superar la tasa de 0,60 mg/l en aire espirado.

En cuanto a los test selectivos de drogas, los agentes de la Guardia Civil realizaron 188 pruebas a conductores que aunque habían dado negativo en las de alcoholemia presentaban síntomas de haber ingerido alguna sustancia. De estas pruebas, 93 resultaron positivas. Las drogas detectadas han sido, en 64 casos, cannabis; en 28, cocaína; en 15, anfetaminas, en otros 15 opioides, y en siete, metanfetaminas. Las pruebas de alcohol y drogas se han realizado tanto en horario nocturno, como en horas del mediodía con el fin de que los controles fueran disuasorios de ingestión de bebidas alcohólicas o drogas durante las típicas comidas que son propias de este mes, según informa la DGT. La DGT recuerda que no solamente el alcohol y la conducción es un binomio peligroso, sino que también las drogas y la conducción son, en muchas ocasiones, sinónimo de muerte