La emigración y la píldora libre maquillan las cifras del aborto

La tasa de mujeres españolas que abortaron en 2012 aumentó levemente. Más de 30.000 inmigrantes en edad fértil han vuelto a sus países de origen

Alfredo Pérez Rubalcaba se reunió ayer con asociaciones de mujeres
Alfredo Pérez Rubalcaba se reunió ayer con asociaciones de mujeres

Una vez publicados los primeros datos del informe que cada año publica el Ministerio de Sanidad –y que adelantó LA RAZÓN– sobre el número de interrupciones del embarazo que se produjeron en España durante el año pasado, toca poner el acento en los detalles de esos cerca de 6.000 abortos menos que se registraron durante 2012 y que disminuyeron en las 17 comunidades autónomas. Mientras algunas voces relacionan este descenso con el éxito de la ley de plazos que impuso en 2010 Bibiana Aído, ministra de Igualdad en ese momento, lo cierto es que se dan otras variantes que también reducen la cifra. El desplome de la inmigración se refleja en la bajada de las interrupciones del embarazo, ya que, de acuerdo con las tasas que presenta el informe, mientras las mujeres de fuera de nuestro país pero residentes en España abortan menos, las españolas aumentan en tasas porcentuales. Así, mientras en 2011, del total de interrupciones, el 60,8% hacía referencia a mujeres de nacionalidad española, los nuevos datos elevan en dos puntos este dato, situándolo en el 62,4 sólo un año más tarde.

Por otro lado, al margen de las españolas, el porcentaje más elevado de mujeres que abortan son de origen latinoamericano, como refleja el estudio. Sus datos muestran una leve reducción de las inmigrantes que han llegado de estos países y que han puesto fin a su gestación, del 18,1% de 2011, bajó un punto un año más tarde. Éstos son sólo los datos que aporta el Ministerio de Sanidad, pero si los cruzamos con los que maneja el Instituto Nacional de Estadística (INE) se puede comprender la bajada, teniendo en cuenta que muchos inmigrantes que llegaron a nuestro país hace unos años han vuelto a su país ante la incertidumbre financiera que se ha asentado en nuestro país. Los datos lo demuestran, pues si en 2011 el flujo de mujeres inmigrantes en edad fértil (entre 15 y 49 años) que vivían en nuestro país era de 132.334, sólo un año más tarde, la pérdida de población es evidente, ya que baja hasta las 105.631 mujeres. Si nos centramos sólo en las de origen suramericano por su relación con las tasas de aborto, la caída es aún más llamativa porque si hace dos años vivían aquí 49.862, en 2012 bajó en más de diez mil mujeres con posibilidades de quedarse embarazadas, hasta las 38.701. «Es muy probable que la salida de estas mujeres sea un factor que determine el descenso de las tasas de aborto porque muchas han decidido irse por razones económicas, pero no es el único», explica Tomás Calvo Buezas, catedrático emérito de Inmigración de la UCM. El experto, además del retorno de muchas mujeres, también aporta otro motivo: «Las que se quedan se están asentando en nuestro país cuentan con el apoyo de una pareja estable, y eso les ayuda a seguir adelante con su embarazo». Además de los datos estadísticos que pueden explicar el descenso de los abortos, la Fundación Red Madre también ha analizado el informe de Sanidad y destacan el incremento del número de clínicas abortistas que se han instalado en nuestro país: «Los 188 que aparecen registrados suponen un 33 por ciento más que antes de aprobar la Ley del Aborto del Gobierno de Zapatero», explica el avance de informe al que ha tenido acceso este diario.

Otro de los motivos que los expertos aducen al descenso de los abortos es el aumento del uso de la píldora del día después, y es que de unas 100.000 unidades que se dispensaron en 2001, se pasó a 712.000 en 2010 y así, la cifra no ha dejado de crecer.

Rubalcaba agitará la calle para frenar la ley

«Rajoy ha cambiado la libertad de las mujeres por un puñado de votos de la extrema derecha», comentó ayer el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante la reunión que el área de Igualdad del partido mantuvo con asociaciones médicas, de mujeres y de juristas. El líder socialista anunció una ofensiva parlamentaria, tanto en España como en Europa, con el objetivo de frenar la reforma de la ley del aborto, ya que, a su juicio, es «innecesaria», porque la actual estaba funcionando bien, «hipócrita», porque los abortos seguirán produciéndose y «clasista», porque las mujeres que puedan permitírselo abortarán con seguridad en clínicas extranjeras y las que no lo harán en la clandestinidad con riesgo para su salud. Rubalcaba dijo que el PSOE va a intentar «por todos los medios» que la ley no se apruebe a través de tres escenarios: el Parlamento, a donde llevará iniciativas para que los grupos demuestren, con su voto, que el PP está solo en este empeño; la calle, ya que se aliará con los movimientos sociales y feministas para evidenciar que la mayoría ciudadana está contra la reforma del Gobierno y la Eurocámara, a donde también trasladará sus plegarias, ya que «hasta hace muy poco» España era «líder en la defensa de los derechos civiles y con la reforma se coloca «otra vez atrás». Así, señaló que previsiblemente el día 26 se presentará una iniciativa «de carácter preventivo».