La Fundación Botín liderará un fondo para crear otras seis empresas de biotecnología españolas

En septiembre otras dos firmas de este sector se incorporarán al programa «Mind the Gap» impulsado por la institución.

La Fundación Botín hará de lanzadera de un fondo con inversores nacionales e internacionales que pretende crear otras seis nuevas empresas de biotecnología españolas en un plazo de entre dos y tres años.

El excelente resultado del programa «Mind the Gap», liderado por la Fundación para convertir en proyectos empresariales tangibles los descubrimientos realizados en biomedicina en España, se traducirá en los próximos meses en la creación de un fondo más amplio que incluya inversores interesados en apostar por la investigación española en este sector, referencia en todo el mundo.

Los inversores interesados buscan que su apuesta tenga un impacto social en términos de empleo pero también un componente claramente financiero de retorno de su inversión. Hasta la fecha, la Fundación Botín, que ha presentado hoy en Santander su memoria 2014, ha puesto en marcha tres empresas consolidadas de biotecnología (Life Lenght, Dream Genetics y Textia). Entre las tres, dan empleo directo y sostenido a 28 profesionales y han captado 6,3 millones de euros de inversión acumulada (3,5 millones de inversores españoles y extranjeros sólo el pasado año) con el respaldo financiero de la Fundación, que pretende incorporar de forma inminente (en septiembre) a otras dos nuevas firmas ligadas a este sector.

El impacto de Life Lenght, con presencia comercial en 20 países, es el mejor exponente del proyecto. Fundada en 2010 por María Blasco, Directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), la firma en la que participa la Fundación Botín al 19,88% se dedica a la medición de estructuras cromosómicas cuya longitud es un indicador de del envejecimiento celular. El pasado mes de marzo cerró una ampliación de capital de 3 millones de euros (1,5 ya invertidos) con la multinacional nipona Yamada Bee Farm para la comercialización en exclusiva de los servicios de Life Lenght en Japón. Su crecimiento lleva aparejados otros 500 empleos indirectos entre España y Estados Unidos.


Durante la presentación de las actividades de la Fundación, Javier Botín, su presidente desde septiembre pasado, ha destacado además el impulso a los programas educativos que permitieron incorporar el pasado año a otras dos comunidades autónomas (Murcia y Galicia), beneficiando a 70.000 alumnos repartidos en 150 centros educativos de seis regiones. Tras recordar a su padre, Emilio Botín, quien presidiera el patronato desde 1993 hasta 2014, ha aprovechado para anunciar la próxima incorporación de Castilla y León a este programa para mejorar la inteligencia emocional y social de los niños y jóvenes.

Un programa al que también se podría sumar Castilla-La Mancha. El presidente de la Fundación ha remarcado que durante la presidencia de su padre, la institución invirtió en proyectos sociales 360 millones de euros. Sólo el año pasado se destinaron 34,4 millones a los programas fundacionales. Entre ellos, el de desarrollo rural en Cantabria, que da empleo a 75 personas que estaban en paro y ha beneficiado a 1,8 millones de cántabros.