La Fundación Jiménez Díaz, el mejor hospital de España

El Índice de Excelencia Hospitalaria, basado en la percepción de los profesionales, incluye en su «top ten» a cuatro centros del Grupo Quirón.

El Índice de Excelencia Hospitalaria, basado en la percepción de los profesionales, incluye en su «top ten» a cuatro centros del Grupo Quirón.

En términos de calidad, ¿cuáles son los hospitales más valorados en nuestro país? El Índice de Excelencia Hospitalaria (IEH), elaborado por el Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada, sitúa en la primera posición a la Fundación Jiménez Díaz, que repite con respecto a la pasada –y primera– edición de 2015. Como afirma a LA RAZÓN el vicepresidente del instituto y director del proyecto IEH, Jesús Sánchez Lambás, el informe se basa «en la percepción de los pacientes y profesionales sobre distintos parámetros, como la excelencia y la calidad del servicio», así como en el bienestar de los usuarios, la atención personalizada, la capacidad innovadora y la eficiencia de recursos. A la hora de afrontar este ranking, se han realizado alrededor de 1.500 entrevistas a profesionales de la salud de toda España y se han tenido en cuenta asimismo las encuestas sobre satisfacción de los usuarios que manejan los propios hospitales.

Los resultados, medidos del 0 al 1, sitúan en el primer puesto a la madrileña Fundación Jiménez Díaz con una nota de 0,996. «Cuenta con una buena valoración de los pacientes, pero también dedican esfuerzos a la investigación, algo que valoran los profesionales en su percepción», explica Sánchez Lambás. Le sigue el Hospital Clínic de Barcelona, con un 0,995, y que sube un puesto respecto a 2015. El podio lo completa La Paz, con una media de 0,991.

El ranking se completa con el Hospital Quirón de Barcelona (0,985); el Hospital Clínico San Carlos de Madrid (0,984), que irrumpe por primera vez en el «top ten»; el Hospital Quirón Madrid (0,980); el Virgen del Rocío de Sevilla (0,977), único presente en la lista que no está ni en Barcelona ni en Madrid; el Vall d’Hebron de Barcelona (0,972); el Centro Médico Teknon de la ciudad condal (0,969) y el Gregorio Marañón de Madrid (0,961).

Sánchez Lambás destaca que «han subido mucho» en sus puntuaciones los hospitales privados y, concretamente, los del grupo Quirón «han tenido muy buena puntuación en general», con un total de cuatro centros entre los diez mejores. Los seis restantes son de carácter público. Con todo, lo que ha intentado evitar la clasificación realizada por el Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada es «la vieja dicotomía de discriminar entre centros públicos y privados, algo que no tiene mucho sentido. Por eso no los evaluamos por separado». Y es que «la excelencia viene la haga quien la haga. La satisfacción del paciente tiene que ser igual en unos centros y en otros», recalca el responsable del proyecto.

El ranking mide la excelencia, pero ¿cuál es la salud del sistema sanitario español a tenor de estos resultados? «Creo que hubo unos años en los que sufrió un riesgo de deterioro. Pero a pesar de la duración de la crisis y de los recortes, tanto la sanidad privada como la pública constituyen una referencia europea. Es muy difícil encontrar una calidad hospitalaria como la española, con unos grandísimos profesionales».

¿Cuáles serían entonces los puntos más fuertes y los más débiles de nuestros centros hospitalarios? Para Sánchez Lambás, respecto a lo primero estarían «unos servicios de urgencias excepcionales, de primerísima calidad a nivel mundial». En cuanto a las asignaturas pendientes, señala principalmente la «interdisciplinariedad». Es decir, «que entre los distintos servicios se den mecanismos más eficientes». Y es que «un mismo paciente puede haber sufrido la rotura de un hueso, pero también padecer diabetes. De ahí que sea necesario mejorar la transversalidad entre los diferentes servicios de un mismo hospital».