La joven desaparecida en París se sentía perseguida y observada

Ayer apareció en un parque la mochila, el móvil y el ordenador de Natalia Sánchez

Una amiga de Natalia Sánchez Uribe, la estudiante española desaparecida en París, asegura que la joven se sentí "perseguida y agobiada"desde hace un mes

Natalia, de 1,62 metros de estatura, piel morena, pelo largo castaño y un piercing en la nariz, según la descripción que hizo en Twitter la Fundación QSD (Quién Sabe Dónde) Global, desapareció el pasado 1 de mayo en parís, donde cursaba una beca Erasmus.

Una de sus amigas de Mallorca, que pidió no ser identificada, ha indicado a Efe que Sánchez había manifestado desde hace un mes su preocupación porque decía sentirse perseguida y observada.

"Llevaba un mes diciendo que sentía que alguien la seguía, pero pensábamos que estaba exagerando porque Natalia siempre ha sido muy asustadiza, así que no le hicimos mucho caso, pero no sabía quién podía ser, desconfiaba de todo el mundo", declaró la fuente.

La joven de 22 años deseaba volver pronto a su tierra pues no había logrado hacer amistades en su estancia en París, y se sentía "sola y agobiada".

La mañana de su desaparición estaba trasladando sus maletas al piso de una amiga española, pues se acababa su contrato en el piso en el que había vivido hasta entonces, en el distrito 14, al sur de París.

Natalia dejó dos maletas en la casa de su amiga y le dijo que regresaba para recuperar una tercera y que volvería más tarde para estudiar juntas, ya que está en mitad de sus exámenes finales.

Sin embargo, según pudo saber Efe, no regresó y tampoco pasó por su anterior apartamento a recoger sus pertenencias, por lo que fueron sus compañeros de piso quiénes alertaron de la desaparición a las autoridades francesas.

►Los padres de la joven desaparecida en París piden no convertir el caso en un circo