La lotería vuelve a unir a España

El Gordo cae en 10 provincias, aunque más de la mitad se va a Leganés. El segundo premio se vendió íntegro en una administración tinerfeña

Un grupo de agraciados celebran su suerte en Barcelona
Un grupo de agraciados celebran su suerte en Barcelona

- Más de la mitad del primer premio se va a Leganés, aunque se reparte en diez provincias, entre ellas Barcelona. - El segundo premio se vendió íntegro en una administración tinerfeña

2.240 millones de euros en juego y todo un país en el bombo esperando un «pellizco» para sobrevivir a la dificil situación económica. Aunque todos esperaban el Gordo, cualquier ayuda siempre es bienvenida. Un total de 10 provincias españolas –Guipuzcoa, Madrid, Valencia, Toledo, Palencia, Asturias, Jaén, Barcelona, Pontevedra y Sevilla– se repartieron las 160 series del número más popular del país en el día de ayer: el 62.246. En concreto, Madrid volvió a ser una de las localidades agraciadas con el Gordo. Y es que hasta en 75 ocasiones –contando el sorteo de ayer– el máximo premio de la lotería de Navidad ha visitado el centro de la comunidad. Pero en esta ocasión la diosa fortuna fue a parar a Leganés, donde se vendieron 89 series del número que obtuvo el máximo premio del sorteo más esperado por todos.

En torno a las 10:47 horas de ayer la locura se desataba en gran parte de España con el anuncio del Gordo. 640 millones de euros, que aunque no quedan tan repartidos como el año pasado, cuando se vivió casi un sorteo histórico en el que casi todos los puntos de España contaban con algún décimo, han alegrado la vida de mucha gente que, como reza la canción del controvertido anuncio de la campaña del Sorteo Extraordinario de Navidad 2013, han puesto sus sueños a jugar. Más aún en estos momentos duros que vive el país y en el que nos encontramos ávidos de ilusiones y buenas noticias. De hecho, el Sorteo de Navidad sigue demostrando su fortaleza y su influencia en el corazón de los españoles, que no se resignan a tentar a la suerte.

«La ilusión mueve montañas». Y eso es lo que piensan los millones de españoles que siguen jugando, pese al momento de crisis que atraviesa el país. En total, 2.362 millones de euros se han gastado los españoles en busca del sueño del Gordo, pese al descenso del 4,18 por ciento en las ventas. Esta bajada se debe principalmente al importante bajón en Cataluña, donde este año estrenan un nuevo sorteo –«La Gorda»–. Así, en esta ocasión se contaba con 20 series menos de cada número. La media de décimos comprados por cada habitante se sitúa en los dos décimos y medio. En Melilla es donde menos décimos juega cada persona, mientras que los sorianos son los que más números compran, con una media de 20 por persona.

Apenas tres minutos hubo que esperar para que el Teatro Real estallará de júbilo ante el premio más madrugador. El número agraciado fue el 14.850. Uno de los ocho quintos que repartía 60.000 euros a la serie. Y que ha sido vendido casi en su totalidad en la capital de España. El segundo premio llegaba 24 minutos después. El 79.712 se vendió íntegro en la administración número 1 de Granadilla de Abona, en Santa Cruz de Tenerife. 160 series que viajaron por varias gasolineras del sur de la isla canaria, y que permitió que el premio estuviera repartido. El primer cuarto –67.065– salió antes del esperado Gordo, que en esta ocasión no se hizo derogar y salía antes del ecuador del sorteo. Minutos antes de las 11:00 horas, miles de botellas se descorchaban en varios puntos de España para celebrar los 640 millones caídos del cielo. En total, durante casi cuatro horas no pararon de sucederse los premios.

Como dicen, la suerte va por barrios. Todos los agraciados eran ayer, son hoy y serán mañana la felicidad hecha persona. A los demás, siempre les quedará El Niño. Y es que «Dios aprieta pero no ahoga», si no que se lo digan a los vecinos de Mondragón, en donde la fortuna dejó 180 millones de euros. Esta localidad guipuzcoana no atravesaba su mejor momento económico tras los 2.000 despidos en la fábrica de Fagor, que echó el cierre el pasado mes de octubre.

«Con el premio yo compraría una consola»

Joel Fernández y Andrea Ladrón de Guevara fueron los encargados de cantar el Gordo. «Si me hubiera tocado a mí, me hubiera comprado la PlayStation 4 y una smart TV», dijo Joel. Elsa, su madre, comentó que su hijo «tenía muchas ganas de cantar el premio, ya que se trataba de su último año». Andrea afirmó haberse emocionado mucho al ver que tenía en sus manos la bola con los 4.000.000 de euros. Los nervios no les jugaron una mala pasada sobre el escenario, aunque minutos después, en la charla con los periodistas, confesaron que no se acordaban del número ganador.