La familia Quer: «Merecemos una sociedad más segura para nuestros hijos»

La Familia Quer invita a la despedida a todos lo que "de modo desinteresado"le prestaron ayuda

Diana López-Pinel, y Juan Carlos Quer, en el funeral
Diana López-Pinel, y Juan Carlos Quer, en el funeral

Los padres de la joven reunieron en su misa funeral a los padres de otros menores asesinados. Se han unido en un proyecto común: evitar que sus casos queden en «una página de sucesos» y luchar por la prisión permanente revisable.

La familia y los amigos de Diana Quer despidieron ayer a la joven madrileña en una abarrotada Parroquia de Santa María de Caná, en Pozuelo de Alarcón. Una foto de Diana sobre un terciopelo rojo, con el pelo suelto y vestida de blanco presidía el altar. En su memoria habló el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, encargado de oficiar la homilía. A la hermana y a los padres de la joven les dedicó tres palabras: «Amor, sabiduría y silencio». Fueron recogidas con entereza por el padre, Juan Carlos Quer. Pero la madre, Diana López Pinel, las acogió desde su profundo y visible dolor.

Minutos antes, Juan Carlos Quer hacía unas sentidas declaraciones a los medios allí congregados. Además de agradecer la labor de la Guardia Civil y del apoyo de los alcaldes de A Pobra do Caramiñal y de Rianxo, así como del pueblo gallego y español, Quer añadió: «A esta ceremonia asisten los familiares de cuatro personas que han pasado por procesos similares al nuestro. Me refiero a Juan José Cortés, Antonio del Castillo, Rocío Viéitez y Ruth Ortiz. A parte de unirnos el dolor y el drama por haber perdido a nuestros hijos de una forma trágica, nos une un objetivo común: intentar que la vida de nuestras hijas no quede solo en una página de sucesos, sino que suponga un antes y un después para nuestra sociedad, para conseguir una sociedad más justa, solidaria y más segura para nuestros hijos, que es lo que merecemos. Diana fue Diana, pero podría haber sido cualquiera».

«He acudido para mostrar mi apoyo a la familia. Recibí la llamada del padre de Diana Quer. Me dijo que le gustaría que estuviera. No me lo pensé dos veces y le dije que sí. Ahora es cuando más nos necesita. Le puede venir bien algún consejo, que sienta el abrazo cariñoso de padre a padre. También quería mostrarle mi apoyo a la madre y hermana, y quiero trasladar este abrazo a todos los padres que han perdido un hijo en unas condiciones tan duras», afirmó a este periódico Juan José Cortés, horas antes de la ceremonia.

Como padre que ha sufrido y sigue sufriendo la pérdida de su hija Mariluz, Cortés se mostró totalmente en contra de que los políticos deroguen la prisión permanente revisable, algo que ha unido a la mayoría de los progenitores. «Creo que vamos a abrir la jaula de los leones para que campen libremente en este país», aseguró. «Derogar la prisión permanente revisable –prosigue– es un paso atrás en la Justicia española. Van a propiciar un riesgo, que reincidan los presos que no se han reinsertado. Y piensen que los terroristas yihadistas de Barcelona, en vez de estar 25 años de prisión, van a salir a los 12 o 13 años. Me parece una aberración, una falta de respeto. Creo que no han estudiado el riesgo de quitar la prisión permanente revisable para los ciudadanos españoles. Los políticos deberían meditar y dar marcha atrás, si no lo hacen estarán en contra de millones de ciudadanos que han confiado en ellos». «No se puede consentir que los padres tengamos que volver a la calle. Por respeto a las familias, a las víctimas y a la sociedad española pediría a los políticos que se dediquen a otra cosa y que no estropeen lo que está bien», añadió.

Rocío Viéitez, impulsora de la iniciativa en Change.org, y madre de Amaia y Candela, asesinadas por su padre en Moraña, afirmó que «la prisión permanente revisable ya es lo suficientemente dura. Considero simplemente que debería seguir en vigor y que se aplique en los casos que así lo merezcan».

A la misa funeral también acudieron los padres de Sandra Palo y representantes de asociaciones de desaparecidos, como Inter-Sos, ANAR y la Fundación QSD Global. «Diana Quer ha generado una sensibilidad social general», explicó Paco Lobatón, presidente de la fundación. «He acudido por una invitación expresa de la familia, en concreto del padre de Diana, Juan Carlos Quer. Hemos constatado que en el ámbito de las familias de desaparecidos, la mención que hicieron los padres el día del sepelio al mostrar su compromiso con esta causa ha sido muy bien recibido», precisó Lobatón. Y así fue, tanto Juan Carlos como el cardenal Osoro dedicaron varias palabras para ellos. «Queremos trasladar desde aquí, porque no saben el calvario que supone, nuestra solidaridad y nuestro intento de apoyo a todos los familiares y víctimas de desparecidos», dijo el padre de Diana.

Con respecto a la prisión permanente revisable, el presidente de la QSD Global afirmó que «como fundación y presidente no hemos tomado ninguna posición pero nuestra opinión es que un tema tan importante debería ser sacado de la pura confrontación política en la que está y llevarlo al consenso. Es necesario un Pacto de Estado al respecto. Y para ello tiene que crearse una comisión de expertos en la que se cite a los mejores juristas en Derecho Penal y que se escuche atenta y personalizadamente a las familias duramente golpeadas por crímenes alarmantes, como la familia de Marta del Castillo, de Mariluz Cortés, Amaia y Candela, Diana Quer....». Y es que como ya afirmó la madre de Diana Quer, Diana López-Pinel a este periódico: «El caso de mi hija es el ejemplo de que es imposible la reinserción».

También mostraron su rechazo a la derogación otros progenitores que no asistieron a la misa funeral, como Margarita Dopico, la madre del bebé de 14 meses al que su padre prendió fuego dentro de un coche en 2010 en Paderne (La Coruña): «Estoy en contra», dijo rotunda.

La pena de prisión permanente revisable se le podría aplicar a José Enrique Abuín Gey, alias El Chicle, si además de ser acusado de asesinato se acredita que agredió sexualmente a Diana. Y, por el momento, el juez ve indicios de ello. De ahí que tanto la madre como el padre de la joven apoyasen este mes la iniciativa puesta en marcha en Change.org en contra de su derogación.

A la misa funeral asistió Cristina Cifuentes, en representación de todos los madrileños, también el alcalde de Rianxo y el de A Pobra do Caramiñal. Este último expresó «mi máximo apoyo a la familia», pero también quiso aprovechar para desvincular a la localidad «de este tipo de sucesos»: «Ha sido algo puntual», destacó. Aunque los representantes de Protección Civil de A Pobra do Caramiñal no pudieron asistir a la misa, la familia les agradece «su inmensa ayuda desde los primeros momentos de la desaparición de Diana». A su vez, acudieron el actual director de la Guardia Civil y el anterior, que fueron invitados por su trabajo «sin descanso, profesionalidad y humanidad».

Casi 400.000 personas en contra de la derogación

Ya son casi 400.000 las personas que han firmado en contra de la derogación de la prisión permanente revisable. En concreto, al cierre de esta edición ya eran 388.680 las que se han sumado a esta iniciativa puesta en marcha en change.org por Rocío Viéitez Ferro, madre de las dos niñas, Amaia y Candela, asesinadas con una radial por su padre en Moraña. Una campaña a la que cada día muestran su apoyo más y más personas. El pasado 5 de enero contaba únicamente con 10.170 firmas, es decir, que ayer tenía unas 370.000 más aproximadamente en sólo 12 días, tras el impulso dado por los padres de Diana Quer. Entre los partidos, a priori, las posturas están claras. El PP ha decidido instruir a sus cargos para que defiendan en toda España la prisión permanente revisable, una medida con la que el partido quiere recuperar la iniciativa política frente a otros partidos como Ciudadanos, que se ha mostrado equidistante al respecto. En el caso de los socialistas, están en contra de que prosiga porque, en su opinón, «las penas deben resocializar al delincuentre». Para el PNV, su continuidad es ilegal y para Podemos es una medida que atenta contra los derechos humanos.

Antonio del Castillo/Foto: Jesús G. feria