La nueva señal que alerta de que puede ser «cazado»

La DGT vigilará con más agentes y radares los 300 tramos de vías más peligrosos por excesos de velocidad. Los marcará con señalización fija.

La DGT vigilará con más agentes y radares los 300 tramos de vías más peligrosos por excesos de velocidad. Los marcará con señalización fija.

Si observa en su trayecto una placa naranja rectangular colocada debajo de la señal de limitación genérica de velocidad –como la que ilustra estas páginas– afloje el pie del acelerador. Se adentra en uno de los 300 puntos que la Dirección General de Tráfico tiene catalogados como más peligrosos de España (excluyendo Cataluña y País Vasco). Y no es precisamente por el estado de la vía, sino porque son los tramos de carreteras convencionales en los que la DGT ha apreciado que los excesos de velocidad han traído como consecuencia mayor número de muertos durante cinco años. «En ellos se han registrado excesos de entre 15 y 30 kilómetros por hora», puntualizó la directora general de Tráfico, María Seguí. Estos tramos de distinta extensión estarán identificados con la señal vertical fija que implica, además, que estarán sometidos a mayor control y vigilancia con medios policiales o con radares. Y eso ocurrirá desde hoy mismo, coincidiendo con el comienzo de la Operación Salida de vacaciones en la que se prevé que este año haya 84 millones de desplazamientos de vehículos por carretera (41 millones en julio y 43 millones en agosto), un 3,5 por ciento más que el verano pasado.

Los helicópteros «Pegasus» de la DGT, capaces de tomar imágenes de infracciones que se producen en la carretera con gran precisión estarán especialmente activos coincidiendo con la salida de vacaciones en vías de alta capacidad debido al aumento de la accidentalidad. Y es que en los cinco primeros meses del año han fallecido en autopista o autovía 106 personas frente a los 70 del mismo periodo del año anterior. Los diez helicópteros «multones» con los que cuenta Tráfico sancionarán, sobre todo, los excesos de velocidad, la distancia de seguridad, el uso del cinturón y los teléfonos móviles. Los conductores estarán informados de su presencia en aquellos tramos donde haya paneles de mensaje variable.

Los que están también funcionando y emitiendo las primeras multas son los radares de última generación que cazan a los conductores que no llevan el cinturón de seguridad, casco, la sillita de los niños, en el caso de que se traslade a menores o hablando por el móvil, según informó la directora general de Tráfico. Su ubicación principal es en carreteras secundarias, aunque también hay dentro de ciudades o autopistas, pero la DGT ha evitado deliberadamente informar de los puntos en los que se encuentran ubicados estos cinemómetros «porque captan sanciones de naturaleza diferente. El usuario tiene la responsabilidad de colocarse el cinturón de seguridad cada vez que se desplaza–salva la vida en un 50% de los accidentes graves cuando menos–, o el casco.

Medidas como éstas serán complementadas con otras como la instalación de aparatos que informen a los conductores de la velocidad específica a la que circulan para conseguir una mayor concienciación en el respeto de los límites establecidos.

El paquete de medidas previsto para evitar los excesos de velocidad ha supuesto una inversión adicional para la DGT de 3.200.000 euros con el objetivo de conseguir «cero fallecidos» en las carreteras españolas estos meses estivales, dijo Seguí. El verano pasado 285 personas perdieron la vida en las carreteras españolas (216 en vías interurbanas y 56 en urbanas).

En lo que llevamos de año ha habido 537 muertos, lo que significa que, a estas alturas de año, tenemos ya 36 fallecidos más que el año pasado aunque «no es el primer verano en que comenzamos con un resultado desfavorable», reconoció la responsable de la DGT con resignación.

Estas medidas de control se verán acompañadas de la puesta en marcha de tres campañas intensivas de concienciación a los conductores. Una de ellas tiene que ver con la vigilancia de las condiciones de los vehículos que circulan por la carretera, que se realizará entre el 11 y el 17 de julio. La edad del parque móvil español sigue aumentando desde 2012 y actualmente la media es de 14 para vehículos accidentados en los que hay una víctima mortal. A eso se une que el 4 por ciento de los vehículos no ha superado la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), lo que supone «un peligro», dijo María Seguí. El riesgo de fallecer o sufrir una lesión que requiera hospitalización se incrementa a medida que el vehículo tiene más años de antigüedad. Otra nueva campaña está prevista que se realice coincidiendo con el puente del 15 de agosto y la proliferación de fiestas. Aumentarán los controles de alcohol y drogas.